26 jun. 2015

Por qué David G. González nunca se hará rico

Yo siempre he querido ser un David Lynch o un Charles Bukowski o un Mike Patton. Gente persiguiendo sueños. Lamentablemente, en el cole, me enseñaron a perseguir realidades.

A uno le enseñan que dos y dos son cuatro, que el Mulhacén es el pico más alto de la península ibérica y que primero vinieron los griegos y después los romanos. Te preparan para salir al mundo real, con tu trabajo, tu hipoteca y tus hijos. O al menos eso enseñaban en mi época. Como dice uno de los personajes de Neil Gaiman en “The Sandman”, “no te enseñan cómo amar a alguien. Ellos no te enseñan cómo ser famoso. Ellos no te enseñan cómo ser rico o cómo ser pobre. Ellos no te enseñan cómo alejarte de alguien a quien ya no amas. Ellos no te enseñan cómo saber lo que sucede en la mente de otra persona. Ellos no te enseñan qué decir a alguien que está muriendo. Ellos no te enseñan nada que valga la pena saber”.

Me di cuenta de eso demasiado tarde. Mi vida ya estaba encarrilada, de una u otra forma, hacia esa meta de ciudadano ejemplar que todo buen profesor promulga. Sí, uno puede salirse siempre del camino, pero nunca he sido un tipo demasiado valiente.

Aunque me parece que también es tarde para cualquiera. Me parece que todo se ha encorsetado demasiado, todo sigue unas reglas demasiado estrictas; todo es demasiado limpio y correcto y Facebook y Twitter. Ya no es tan fácil ser Lynch, o Bukowski, o Patton. Ahora solo puedes aspirar a ser R. R. Martin, E. L. James o J. K. Rowling, gente con iniciales. Y no lo digo en un sentido peyorativo, sino realista.

Hoy en día es fácil ser un escritor de éxito. Solo hace falta valer para ello. Si no vales, déjalo. Así de simple. Si vales, hay miles de herramientas en la red para alcanzar el estrellato: cursos, decálogos, videotutoriales... Hay un protocolo, unas normas, un proceso creativo muy determinado. Hay incluso un negocio en torno a ello.

Sí, estoy hablando de la Industria Cultural. Todo un oxímoron.

En un mundo de realidades, soy consciente de que nunca escribiré algo como “Juego de Tronos”, “Cincuenta Sombras de Grey” o “Harry Potter”. Así que no lo intento. Sé que no valgo para ello. Soy incapaz de seguir toda la disciplina que requiere, todos esos decálogos aburridos sobre cómo conseguir que tu libro sea el más vendido en Amazon. No puedo apasionarme con ello.

Así que cuando escribo, escribo pensando en Lynch y en Bukowski y en Patton. También hay decálogos para gente así. El penúltimo punto del decálogo de Kurt Vonnegut (que en realidad tiene ocho puntos) dice: “Escribe para contentar únicamente a una persona. Si abres la ventana para hacerle el amor al mundo tu historia cogerá una neumonía”. Así que cuando escribí “No estoy aquí ahora” lo hice solo pensando en una persona: en mí.

Pero creo que no estoy solo en el mundo.

Si te interesa todo esto (o piensas que no digo más que basura y me lo quieres decir a la cara) te invito a la presentación de mi novela “No estoy aquí ahora”, este sábado 27 de julio, a las 18h, en la librería Cyber Cómics de Badalona (Rambla Sant Joan, 17). Estaré acompañado del director del Cryptshow Festival, Toni Benages, y charlaremos sobre el proceso creativo y el alto coste de la vida.

14 jun. 2015

FreakyLive! #27

Programa emitido el 14/06/15

CONTENIDO:
LOS VENGADRES: LA ERA DE ULTRÓN, Bendis, Hitch, Pacheco & Peterson (Panini Comics)
MONIKA, BAILE DE MÁSCARAS, March & Barboni (Diábolo Ediciones)
FEAR AGENT, VOLUMEN DOS, Remender, Moore, Opeña & Hawthorne (Norma)
LOBEZNOS, Soule, Fawkes, Bradshaw, Borges, Doe & Kristantina (Panini Comics)
EL PILOTO FANTASMA: MOTORES DE VENGANZA, Smith, Moore & Staples (Panini Comics)
VIGILIA, Santi Arcas (ECC)
MUERDEUÑAS, Williamson, Henderson, Guzowski, Hill & Levin (Norma)
THE CORNER, Palloni & Settimo (Spaceman Books)
EL ORO Y LA SANGRE NÚM. 2, Fabien Nury, Maurin Defrance, Fabien Bedouel & Merwan (Spaceman Books)
GRANDES AUTORES DE BATMAN: BERNIE WRIGHTSON - LA SECTA, Wrightson, Starlin, Marz & Len Wein (ECC)
WONDER WOMAN: SANGRE, Azarello, Chang & Atkins (ECC)
MULTIVERSO, LA SOCIEDAD DE SUPERHÉROES: LOS CONQUISTADORES DE CONTRAMUNDOS, Grant Morrison & Chris Sprouse (ECC)
EL MULTIVERSO, Grant Morrison, Ivan Reies & Joe Prado (ECC)
GOTHAM CENTRAL: EN EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY, Brubaker, Rucka & Lark (ECC)
LOBO, EL ÚLTIMO CRARNIANO, Giffen, Grant & Bisley (ECC)
BATMAN'66 & GREEN HORNET, Smith, Garman & Templeton (ECC)
MATER MORBI, Recchioni & Carnevale (Spaceman Books)
BARCELONA: LOS VAGABUNDOS DE LA CHATARRA, Carrión & Sagar (Norma)
SALLY HEATHCOTE, SUFRAGISTA, M. Talbot, Charlesworth & Talbot (La Cúpula)
ICHI, THE KILLER, Hideo Yamamoto (ECC)
FRAGMENTOS DEL MAL, Junji Ito (ECC)
DOGGY BAGS #1, Run, Maudoux & Singelin (Dibbuks)

5 jun. 2015

Barcelona, los Vagabundos de la Chatarra

Sé que estoy muy pesado con esto de la normalización del mercado nacional del cómic, pero que los árboles no nos impidan ver el bosque: estamos lejos de un estadio ideal. Para alcanzar esa utopía, es primordial apostar por el autor nacional y hacerlo además de primeras, no después de que haya cosechado éxitos en países como Francia. Parece que cada vez son más las editoriales que se han puesto las pilas en este sentido, y es una buena noticia. Por otro lado, el mercado tiene que ofrecer tebeos para todas la edades y todos los gustos, y eso pasa por tocar todos los géneros. También el documental, no solo poco explotado aquí, sino también algo frustrado y frustrante.

Barcelona: Los Vagabundos de la Chatarra (Norma, 2015), de Jorge Carrión y Sagar, cumple esos dos preceptos, y con éxito. El escritor y el dibujante nos ofrecen un retrato seco y caleidoscópico de una realidad cada vez más habitual: la de los chatarreros que recorren la ciudad de Barcelona con un carrito de supermercado lleno de desechos metálicos. La mayoría son inmigrantes, algunos sin papeles, y viven en naves industriales abandonadas. Los autores, después de un trabajo de investigación a pie de calle, sitúan la historia en los últimos años, entre el 2011 y el 2013. Durante esos días pasaron muchas cosas: los desahucios de las fábricas se multiplicaron, el distrito comercial 22@ tomó forma, los encantes viejos se trasladaron a un nuevo espacio de último diseño, Cataluña pedía la independencia... Y en ese marco encontramos las historias pequeñas, la de un feriante en el paro, un rumano que vino a España para trabajar en la construcción, un senegalés que vive en una comuna, un catalán al que echaron de la playa para construir el Fòrum de les Cultures... Sus testimonios tejen una historia de supervivencia y de lucha por la dignidad, plagada de luces y sombras y salpicada de unos intereses económicos que quizás quedan un poco en segundo plano en este libro. El objetivo, como dicen los propios autores, que se convierten en personajes de su propio cómic: señalar un problema, sacar a la luz una realidad que estaba escondida a plena vista.

Se trata de un cómic documental muy interesante, realizado con oficio y pasión. Eso se nota en el resultado, alejado del frío trabajo de encargo escrito desde un estudio con el que muchas veces nos hemos topado. Aquí hay periodismo. Tengo mis dudas de que el cómic sea un medio idóneo para el documental, y convertir a los autores en el hilo conductor del trabajo me parece un recurso difícilmente justificable en la mayoría de casos. Aquí Carrión y Sagar firman un notable esfuerzo por no abusar de la narrativa y utilizar recursos propios del cómic, pero verlos deambular durante todo el libro para arriba y para abajo me deja la sensación de estar leyendo en realidad un making of a la espera del documental definitivo, que nunca llegará. Pero quizás sea eso lo único criticable, si acaso es una crítica. El resultado es tan sólido que Barcelona: Los Vagabundos de la Chatarra debería estudiarse desde ya en las facultades de periodismo, si es que ahora se estudia algo allí ya. El anexo del libro, una entrevista con Joe Sacco, es toda una declaración de intenciones.