15 jun. 2012

SPEAK LOW

La editorial Sins Entido publica el regreso de Montesol al mundo del cómic. Este estandarte de la edad de oro del cómic nacional vuelve a la viñeta después de casi 20 años dedicados exclusivamente a la pintura, y eso se nota en su trazo: bruto, rápido, de pincelada gruesa. Uno pensaría que un pintor pinta y un dibujante de cómics explica historias, pero sorprende como los dibujos abocetados de “Speak low” vehiculan esta historia tan intensa como compleja.

En gran medida, este cómic va del dolor. Explica el sinvivir de un padre tras la muerte de su hijo y como este intenta no sólo sobrellevar el duelo sino además entenderlo. Es por eso que el protagonista recupera la memoria de su padre, su vivencia durante la Guerra Civil Española y su manera de callar aquellos años negros. Para entender las diferentes formas del dolor y las diferentes maneras de afrontarlo.

No quisiera irme del tema principal, o como mínimo del tema que salta a la vista, pero esta regresión al mundo del padre nos brinda la primera pista de que esto no va sólo del dolor. La segunda pista aún es más evidente, y la encontramos en el capítulo en el que el protagonista explica sus vacaciones de infancia en Nantes. Es cierto que el lector leerá el cómic con cierta normalidad y comprenderá con coherencia la deconstrucción que hace el protagonista de su dolor. Pero al final el avezado lector pensará: ¿Y lo de Nantes? ¿Y lo de la Guerra Civil? Bien, pues es que esto no va sólo del dolor, y quizás requiera una segunda lectura.

“Speak low” también va del bache generacional, de la incapacidad de comunicación entre padres e hijos y, sobre todo, de incomprensión. Montesol nos pone ante los ojos el mundo del abuelo, el del padre, y finalmente el del hijo, que murió durante una pelea absurda en una discoteca. La diferencia entre la experiencia bélica, las vacaciones en Nante y las discotecas de extrarradio es evidente. Lo que no resulta tan evidente y sí premeditadamente sutil es el abismo cultural entre los tres personajes. En este caso, la educación francófila del protagonista es incapaz de entender el modelo de diversión de su hijo, y por tanto es incapaz también de encontrar un sentido a su muerte.

Este es el transfondo que hay tras todo el periplo del protagonista en “Speak low”, que deambula de noche y cargado de alcohol recreando la muerte de su hijo.

Un cómic intenso, vomitado con intensidad, pero también reflexivo, con un poso de frustración que sólo al final parece ver algo de luz.

FICZONE, SALÓN DE GRANADA

FicZone está de vuelta. Después de 3 ediciones espectaculares, la asociación Cultural CrossOver os presenta su cuarto salón en Granada. Se celebrará los días 12 a 14 de octubre de 2012 en el mayor espacio para eventos de la provincia granadina: la Feria de Muestras y Exposiciones de Armilla.

Ficzone ofrecerá lo que ningún otro salón ofrece, un espacio para los aficionados, donde podréis disfrutar de lo que más os gusta, desde los juegos de mesa y los videojuegos hasta la más pura esencia de un salón del manga. Un espacio para profesionales tanto veteranos como aquellos que están empezando, donde puedan conocer a otros autores de su sector, compartir experiencias y darse a conocer.

Además las editoriales y empresas tendrán un lugar destacado en nuestro evento dando a conocer sus novedades, y acercando sus productos al público.

Entre las actividades más destacadas que podemos adelantaros están el concurso de cosplay organizado por especialistas, torneos de videojuegos profesionales, y el callejón de artistas, un espacio dedicado a aquellas personas que buscan dedicarse de forma profesional al mundo del manga, de la ilustración o el cómic y quieren darse a conocer, vender sus obras o conocer a otros artistas.

Asociaciones, invitados, editoriales, profesionales, aficionados, tiendas y expertos. Todos unidos en este salón para haceros pasar un fin de semana que marcará un antes y un después en la historia de los salones.

Podéis enteraros de todas las noticias y promociones siguiéndonos en twitter @ficzone o dándole a “Me gusta” en www.facebook.com/ficzone

12 jun. 2012

LOS IGNORANTES


Tengo que reconocer que siempre que cojo un cómic de Etienne Davodeau lo cojo con especial ilusión, y el porqué tiene mucho que ver con “Los ignorantes” (La Cúpula, 2012), su última obra publicada aquí. Porque Davodeau no sólo es uno de esos autores que saben narrar, sino que también tiene la virtud de encontrar una gran historia en hechos que parecen pequeños. Y la verdad es que su pasión por esta cotidianidad va a más, porque sus historias son cada vez más grandes, pero sobre cosas más pequeñas.

Vamos con “Los ignorantes”, un cómic cuya lectura tiene varias etapas.

ETAPA 1: LA PIEL
Hay en la edición de “Los ignorantes” algo de solemnidad: la portada en grises, el título, el formato, el grosor del libro y de sus páginas... Parece eso que se llama una obra crepuscular. Y uno coge el libro, se sienta bajo una luz acogedora con un batín y una copa de algo en la mano y se prepara para un “Ulises” o algo así. Aquí unos pensarán que las apariencias engañan y yo les diré que las apariencias importan.

ETAPA 2: LA CARNE
Uno abre el cómic y comienza a leer, que es lo que toca. Y se encuentra la historia de un autor de cómic, el mismo Davodeau, y un viticultor llamado Richard Leroy. Han hecho un trato. Durante una temporada serán uña y carne. El dibujante aprenderá el oficio de la viña y el viticultor el de la viñeta. El juego dura lo que dura una añada y lo que tarda en dibujarse “Los ignorantes”.

Entonces el lector, con su batín y su copa, piensa: “Eh, esto no es una obra crepuscular... ¡Esto es una obra menor!”. Y aquí sí le digo al lector que las apariencias engañan. Porque, sí, puede parecer que un dibujante y un viticultor hablando de sus cosas, bebiendo vino y leyendo cómics, tiene más de capricho artístico que de obra maestra. Pero el lector se dará cuenta poco a poco (porque, pese a todo, no podrá parar de leer) que los árboles no le dejan ver el bosque.

ETAPA 3: EL ALMA
Es entonces cuando el lector advierte de qué va esto: no va ni del cómic ni del vino, sino del arte en general; de una manera de entenderlo, de vivirlo y de sobrellevarlo. Página tras página, Davodeau pone de manifiesto los puntos en común entre la manera de hacer de Leroy y la suya propia. Porque si uno hace cómic de autor el otro hace vino de autor, con todo lo que ello conlleva, que básicamente es dejarse la piel en el ruedo, echarlo todo.

ETAPA 4: LO QUE QUEDA
Y al final uno piensa que muy bien pero que ya está, que ahí están esos dos chalados con sus cosas y qué felices son; y qué envidia también, porque pueden vivir de ello. Pero en un maravilloso último capítulo que hará las delicias de los amantes del cómic Davodeau pone de manifiesto que hay algo más allá de la satisfacción personal y que hace trascender la obra. Que hay algo que deja huella y que marca para siempre y que normalmente, al cerrar un cómic o apurar la última gota de vino, pasa desapercibido.

Y además de todo esto, “Los ignorantes” es una lectura agradable, en las que los lectores del cómic encontrarán un montón de referencias e interioridades del mundillo. Los amantes del vino, en cambio, no sé qué pensarán, porque yo soy más de cerveza, pero todo lo relacionado con la biodinámica que explica Davodeau por boca de Leroy es tan sorprendente como interesante, e incluso cómico.

Un gran cómic, que lucha por parecer pequeño, y que, pese a lo manido de la comparación, mejora con el tiempo.

11 jun. 2012

"BATMAN" i "SUPERMAN" del nou univers DC

Després de fer la selecció, copia i enganxa el codi d'inserció de més amunt. El codi canvia segons la selecció que facis.

10 jun. 2012

LOS DEFENSORES: CUATRO CONTRA LOS DIOSES y MARVEL ZOMBIES: SUPREMO


Panini edita un tomo Marvel Gold con los primeros números de "Los Defensores", el mítico "no grupo" de la Marvel. Publica también una nieva entrega de "Marvel Zombies" titulada "Supremo", que evidencia que la saga está de capa caída.

1 jun. 2012

HELLBLAZER, CIUDAD DE DEMONIOS


ECC publica "Hellblazer, Ciudad de Demonios", amb un bon guió de Si Spencer, un excel·lent dibuix de Sean Murphy i el John Constantine més punk que hem vist darrerament.