@freakyonlinetv

Loading...

30/3/2014

FreakyLive! #17


Don Quijote, de Flix (Dibbuks)
Shadowman, de Jordan, Zircher y Reber (Panini)
Crisis Final, de Morrison y otros (ECC)
Luthor, de Azzarello y Bermejo (ECC)
Joker, de Azzarello y Bermejo (ECC)
Breach, de Harras y Martín (ECC)
Las brujas de Westwood, de El Torres y otros (Dibbuks)
A las cinco de la tarde, de López Poy y Fernández (DIábolo)
Egon Shiele, de Xavier Coste (Norma)
Kongo, de Tirabosco y Perrissin (Dibbuks)
Salgari, de Bacilieri (Norma)
La gigantesca barba que era el mal, de Stephen Collins (La Cúpula)
Rural, de Étienne Davodeau (La Cúpula)
Kanikosen, de Takiji Kobayashi y Go Fujio (Gallo Nero)

23/2/2014

FreakyLive! #16



LOUP DE PLUIE, de Pellejero y Dufaux (Dargaud)
RELATOS MARVEL DE ALAN DAVIS, de Alan Davis y otros (Panini)
DAREDEVIL: EL HOMBRE CON MIEDO, de Waid y Samnee (Panini)
SUPERBOY: SMALVILLE ATACA, de Lemire y otros (ECC)
GRANDES AUTORES SUPERMAN: ALAN MOORE, de Alan Moore y otros (ECC)
GOTHAM A LUZ DE GAS, de Agustyn, Mignola y otros (ECC)
BATMAN: FORAJIDOS, de Moench y Gulacy (ECC)
ALTA TENSIÓN, de Alfredo Pons (La Cúpula)
MATERIA DISPERSA, de Lanti y Montero Galán (Dibbuks)
PLANETA TIERRA, de Aisha Franz (La Cúpula)
THE SANDMAN, de Gaiman y otros (ECC)
OCEANIA BOULEVARD, de Marco Galli (Diábolo)
LOBO, MORTALMENTE SERIO, de Sam Kieth (ECC)

19/2/2014

Planeta Tierra, de Aisha Franz

No sé si existe un “cómic de mujeres”, pero, si existe, La Cúpula ha hecho un esfuerzo notable por publicar un puñado de buenas muestras. Recuerdo, por ejemplo, muy gratamente “Skim”, de Mariko Tamaki y Jillian Tamaki. Tampoco sé si “Planeta Tierra”, de Aisha Franz, es un cómic de mujeres, ni si eso significa que gustará más a las mujeres que a los hombres. Pero sí sé que mientras escribo todo esto me siento un poco gilipollas.

“Planeta Tierra” habla de tres mujeres y sus problemas, que giran en torno al amor, el sexo y la soledad en este caso. Sí, también sale un marciano, que acompaña a la pequeña de este trío formado por dos hermanas y su madre. ¿Que porqué sale un marciano? Bueno, tú mismo. Seguramente sea una metáfora de algo, pero no te voy a destripar el cómic.

La figura masculina resulta tan importante como ausente en esta historia. El padre que no llega, el novio que no merece la pena y el extraño visitante de sexo confuso. Están porque no están y se les echa de menos, para bien o mal. Amor, sexo y soledad.

Sí, vale, “Planeta Tierra” es de esos cómics que no explican nada, si por “algo” entendemos que un tipo verde asalta el planeta y un superhombre de capa roja lo salva. Pero, más allá de lo prosaico, Franz da en el clavo en muchos sentidos. Lo intangible de “lo que explica” no se limita sólo a tratar conceptos etéreos, sino que a uno le parece que se le escapan las viñetas y los diálogos de las manos, como si todo transcurriera en una tierra intermedia entre lo real, lo onírico y una película de Gus Van Sant.

“Planeta Tierra” me ha gustado mucho. Pam, así de claro. Si hay un “cómic de mujeres”, este es de los mejores que he leído. Es una apuesta sólida pese a la espiritualidad de los conceptos que trata. Todo, desde el dibujo (a lápiz, por cierto) hasta la propuesta narrativa es parte de un todo, o quizá un estilo, que premeditadamente casa con la historia de estas tres mujeres.

29/1/2014

Video Retro

Video Retro es la nueva revista nacida de las cenizas de Vade Retro. Son, de momento, cuatro números. Si la cosa funciona habrá más, con material cedido por coleccionistas. En esta primera etapa, la mayoría de las caratulas son nuevas (sin dobleces). Cada número (en formato apaisado y tamaño din A-4) tiene 52 páginas, con carátulas, textos e ilustraciones, a todo color. Tiradas limitadas a la venta en FREAKS y Todocolección. La salida será trimestral: marzo, junio, septiembre y diciembre. El precio por ejemplar (orientativo) será de 10 euros.


Resumen de contenidos:
nº1: Hammer, terror británico, films de Boris Karloff, Jean Rollin, Mario Bava, Antonio Margheriti, King Kong varios, algo de cine fantástico y de acción.
nº2: Ilsas e imitaciones, exploit nazis, wip's, porno, erótico, Ajita Wilson, imitaciones de Emmanuelle, Laura Gemser, mondos y documentales 2ª Guerra Mundial.
nº3: Imitadores de Bruce Lee y de Jackie Chan, Jimmy Wang Yu, John Liu, Sammo Hung,....
nº4: Cine español de transición en su mayoría: de autor, erótico, humor. En el apartado de animación: Bruno Bozzetto, Tex Avery, Francisco Macián...






19/1/2014

LOS MEJORES CÓMICS LEÍDOS EN 2013

No íbamos a hacer una lista de los mejores cómics leídos en 2013, porque nos parece algo sesgado, subjetivo y pretencioso. Y también porque hay muchas listas. Pero hemos notado que lo que también hay es mucho gafapastismo y mucho hipster, así que ahí va nuestra lista, un poco para compensar. El orden no importa.

I AM A HERO, de de Kengo Hanazawa (Norma). Por la originalidad de la arriesgada puesta en escena de su propuesta, y por el terror que transmiten sus viñetas.

LOCKE & KEY, de Hill y Rodríguez (Panini)

OJO DE HALCÓN, de Fraction y Aja (Panini). No sólo por un guión fresco y sólido y por un dibujo brillante, alejado de los histrionismos habituales de Marvel. También porque es la mejor recuperación de un superhéroe olvidado desde el Daredevil de Frank Miller. Y porque Clint Barton es un tío guay.

BRIGADA, Enrique Fernández (Autoedición)

BATMAN: NUEVE VIDAS, de Motter y Lark (ECC). Una buena propuesta de género negro y una de las mejores ucronías que hemos visto de Batman. Bonita edición, además.

CUENTO DE ARENA, de Jim Henson y Jerry Juhl, que ve la luz en forma de novela gráfica gracias a Ramón K. Pérez (Norma).

PUNK ROCK JESUS, de Sean Murphy (ECC). Porque es cachondo, molón y, como no, iconoclasta. La crítica de Murphy a la sociedad de la telebasura y al fundamentalismo resulta tan punk como su protagonista.

OZMA DE OZ, de Eric Shanower y Skottie Yung (Panini)

BLUE STATE, de Osborne, Kalvachev, Fox y otros (Dibbuks). Una de las mejores propuestas de género negro del año, ágil y confusa como el mejor Tarantino.

ASÍ CALLÓ ZARATUSTRA, de Nicolas Wild (Dibbuks). Sí “Kabul Disco” era bueno, “Así calló Zaratustra” es mejor. De lo mejor que se ha publicado sobre Oriente Próximo desde “Persépolis”.

SAGA, de Brian K. Vaughan, Fiona Staples (Planeta DeAgostini)

DOS ESPÍRITUS, de Tyto Alba (Astiberri). Tyto Alba demuestra que funciona mejor como autor total con este western atípico, sucio y delicado al mismo tiempo.

EL AMOR, de Bastien Vivés (Diábolo). A nuestro parecer, el humor está en horas bajas. En el cómic y en general. Vivés lo eleva a la categoría de arte.

LA ÚLTIMA MUJER, de Charles Masson (Diábolo). Una buena novela gráfica que pasó ciertamente desapercibida. Nostálgica y amable a la par que triste. Un Bukowski a la francesa.

SPACEMAN, de Azzarello y Risso (ECC). Uno de los mejores equipos creativos de la última década nos propone una historia imposible sobre ciencia ficción y programas de televisión. Brillante.

LA BANDA DE LOS POSTIZOS, de David B y Tanquerelle (NORMA). Una historia real sobre atracadores de bancos realizada con pulso firme y oficio. Buen ejercicio de género.

THE MASSIVE, de  Wood y otros (Panini)

1985, de Millar y Lee Edwards (Panini). Porque los 80 siempre serán... los 80.

FREAKS SQUEELE, de Florent y Maudoux (Dibbuks)

CASTILLA DRIVE, de Anthony Pastor (La Cúpula). Premio Angoulême 2013 al mejor “polar”. Una buena historia negra con toques de Lynch y los Cohen y una brillante protagonista femenina.

LA MEMORIA DEL AGUA, de Mathieu Reynées y Valerie Vernay (Norma)

BATMAN: ARQUITECTURA MORTAL, de Kidd y Taylor (Panini). Vale, esta es la rareza de la lista. No es un cómic redondo, pero es una propuesta estética interesante y retro. Vale la pena echarle un vistazo.

LA CRIPTA: SATANISMO, de varios autores (La Cripta).

Y mención especial para el libro (sí, libro sin dibujos):
MARVEL COMICS: LA HISTORIA JAMÁS CONTADA, de Sean Howe (Panini Books)

FreakyLive! #15


LA BÚSQUEDA DEL PÁJARO DEL TIEMPO, de  Le Tendre y Loisiel (Norma)
BLACKSAD: AMARILLO, de Canales y Guarnido (Norma)
LAS 7 VIDAS DEL GATO FRITZ, de Robert Crumb (Norma)
LES FOLIES BERGÈRE, de Zidrou y Porcell (Norma)
LOVECRAFT: LA ANTOLOGÍA GRÁFICA, de varios autores (Norma)
YO, RENÉ TARDI, PRISIONERO DE GUERRA EN STALAG IIB (Norma)
DAREDEVIL: ZONA CERO, de Nocenti, Buscema, Romita y otros (Panini)
THE PRIVATE EYE, de Vaughan y Martín (autoedición)
OJO DE HALCÓN, de Fraction y Aja (Panini)
OBLUDA, EL MONSTRUO SIN NOMBRE, de Naoki Urusawa (Planeta DeAgostini)
UNIVERSO MARVEL vs. LOS VENGADORES, de Maberry y Fernández (Panini)
PABLO, de Birmant y Oubreire (Norma)
LOVECRAFT, UN HOMENAJE EN 15 HISTORIETAS, de diversos autores (Diábolo)
EL GRAN GASTBY, de Duran y Bachelter (Norma)
¿QUIÉN LO ZURCÍA LOS CALCETINES AL REY DE PRUSIA MIENTRAS ESTABA EN LA GUERRA?, de Zidrou i Roger (Norma)

5/1/2014

Lovecraft: Un homenaje en 15 historietas

Las recopilaciones de historias cortas de autores nacionales no hacen justicia al género. Vale. Alguien tenía que decirlo. Si hago memoria, en los últimos años sólo recuerdo un par de buenas antologías, entre ellas la espléndida Barsowia en llamas (Dolmen, 2006). Y siento envidia, porque otros países han publicado cosas como Japón (Ponent Mon, 2005) o MOME (La Cúpula, 2007), obras grandiosas en su conjunto. Y no creo que se trate de falta de talento, ni mucho menos. Creo que se debe a una política editorial errática y, en general, a un desdén por parte del público hacia la historia corta. Por una parte, me da la impresión de que a veces se ha primado más la temática, la casualidad o, peor aún, la subvención, que no la calidad. Por otra parte, el público general suele ser reacio a gastarse el dinero en algo que desconoce y que no le da ninguna garantía de satisfacción. El huevo o la gallina, el pez que se muerde la cola.

Dicho esto, Lovecraft: Un homenaje en 15 historietas es de las mejores compilaciones colectivas que he visto últimamente. No es la mejor, y tampoco es el mejor homenaje a Lovecraft que se ha publicado por aquí en los últimos años. Pero sí es una grata sorpresa en cuanto al género breve (si es que eso es un género, por cierto).

Diábolo Ediciones se ha embarcado en la fantástica idea de editar volúmenes temáticos con algunos de los autores de su revista de terror Cthulhu. Algo que, por otro lado, no hace más que demostrar el buen estado de salud del terror (eso sí es un género). Véanse otros ejemplos notables como Tales from the end of the world (Norma, 2012) o La Cripta: Satanismo (La Cripta, 2013). Este homenaje a Lovecraft, pues, es el primer volumen de esta nueva línea.

Primero, el conjunto. Es irregular. Y ese es uno de los principales problemas a los que me refería en el primer párrafo. La selección de artistas y historias. Si bien el conjunto es notable, sobran algunas páginas para hacerlo redondo.

Y ahora, al detalle, hablemos de algunas historias:

"Lección de Anatomía", de Ángel Rodríguez, me ha parecido una genialidad. Una sola página que contiene más riqueza y reflexión metafísica que casi todo el resto de las obras.

"La locura de Marte", con guión de Álex Ogalla y dibujo de Ersnest Pla, es quizás la más sólida de todas las historias de ciencia ficción. Y el dibujo, con un toque manga, es espléndido.

"De donde vienen las ideas", de El Torres y Chema García, es la más arty de todas las historias y una de las más interesantes, tanto por el dibujo indie de García como por la puesta en escena que plantea El Torres, con el propio Lovecraft como protagonista.

"Las ratas en las paredes", escrita por Vicente Navarro y dibujada por A. Usero, es la más clásica de todas las historias, tanto por planteamiento como por dibujo. Todo un homenaje a clásicos de la época del Creepy. En esta línea, aunque con un trazo más del underground de los 80, destaca también "La Huída", de Manuel Mota.

"El Legado de Enoch Bowen", firmada por Elchinodepelocrespo y dibujada por Mortimer, es quizás la más perturbadora de todas las historias, y la que contiene el imaginario visual más oscuro y personal. Muy interesante.

Y de "Llegó de día", de NCT, destaca el dibujo. Posiblemente el mejor de todo el cómic.

Así que, siendo sinceros, "Lovecraft: Un homenaje en 15 historietas" no es ni el mejor cómic ni el mejor homenaje a Lovecraft. Es, cómo dice el título: “un homenaje”. Y una antología, como decía, que está por encima de la media y que esconde gratas sorpresas. Un cómic, también, que no debería verse como tal, sino más bien como una revista, como una prolongación de Cthulu. Y así lo demuestra, en parte también, su ajustado precio: 10 euros por unas 130 páginas. Eso es lo mejor: que continuará, que no acaba aquí, que puede mejorar. Seguro que lo hará.

PD: Vale la pena destacar, por cierto, el prólogo de Manuel Mota, que nos ahorra otra tediosa biografía del escritor de cuentos de terror para ofrecernos una revisión de la figura de Lovecraft en los cómics.

3/1/2014

¿Quién le zurcía los calcetines al rey de Prusia mientras estaba en la guerra?

No es la primera vez que en este videoblog, o antes, en el programa de televisión, hemos alabado la obra de Zidrou y los dibujantes que suelen acompañarle. Sin ir más lejos, “La Piel del Oso” ha estado en nuestro TOP 11 navideño. Así que sería engañarse negar que uno coge “¿Quién le zurcía los calcetines al rey de Prusia mientras estaba en la guerra?” con ciertas expectativas. Sobre todo la de conocer el porqué del título. Las expectativas no son buenas consejeras.

Esta última obra de Zidrou sigue la línea habitual del guionista belga: toca la fibra sensible del lector, apela a su nostalgia y a su humanidad, a esa parcela que se puede desmoronar con un simple golpe de viento. Muy en la línea de “La anciana que nunca jugó al tenis”, el guionista nos presenta una situación cotidiana tan triste y dura que sólo puede sobrellevarse con humor y fuerza de voluntad. En este caso, una anciana cuida de su hijo, un adulto de más de 40 años que sufre una discapacidad mental a raíz de un accidente. Zidrou relata una serie de capítulos inconexos sobre el día a día de esta pareja, que pasa por hacer la colada, preparar la cena o incluso alquilar una película porno. Porque a veces las tareas que parecen más simples son en realidad las más complicadas.

Así que, al igual que en otras obras de Zidrou, pero quizás más que nunca, el estilo afable y el trazo limpio del que suele acompañarse (en este caso del dibujante Roger Ibáñez) esconde una bofetada de realidad y crudeza.

Aunque es cierto que hay cierto leitmotiv amable, una metáfora del pasado en el que fuimos felices, sería benévolo no reconocer que este cómic deja un regusto muy amargo. Las obras anteriores de Zidrou nos llevan a pensar que el guionista abre siempre al final una puerta a la esperanza, pero en este caso no es así. Quizás lo intenta ya que, en realidad, las últimas viñetas son un canto al optimismo. Pero un par de viñetas cargadas de buenas intenciones no pueden sofocar el incendio que se ha ido gestando página tras página y que ha dibujado en la mente del lector una tragedia tan cercana y verosímil como sorprendente. Al menos, y creo que aquí está la clave, visto desde la perspectiva de alguien que ve el problema "desde fuera" y que no tiene en casa una situación similar.

Pero precisamente por eso, no podemos olvidar lo que es realmente este cómic: el retrato de una heroína. Una heroína que no es de ficción y que no lleva mallas ajustadas. Una heroína que vive en la puerta de al lado, o en la tuya propia. Una heroína sacrificada, a la que las circunstancias no le permiten hacer lo único que en realidad no puede dejar de hacer: envejecer.

15/12/2013

Freakylive! #14



CONTENIDOS:
THE MASSIVE, de Wood y otros (PANINI)
LA GUERRA INTERMINABLE, de Ellis y Keith (Panini)
SHADE, de Robinson, Hammer, Cooke y Pulido (ECC)
ESTADO DE CAOS, de Johnson y Mutti (ECC)
CONSTANTINE, de Lemire y otros (ECC)
EL ORIGEN DE SUPERMAN, de Johns y Frank (ECC)
SUPERMAN: LA GUERRA DE LOS MUNDOS, de Thomas y Lark (ECC)
BATMAN SUPERMAN #1, de Pak, Malev y otros (ECC)
MARSHALL LAW, de Mills y O'Neil (ECC)
BATMAN JUEZ DREDD, de Wagner, Grant, Bisley y otros (ECC)
CLEVELAND, de Pekar y Remnant (Gallo Nero)
THE SANDMAN, de Gaiman y otros (ECC)
SPIDERMAN: POR FIN DESENMASCARADO, de Lee, Romita y otros (Panini)
LA CRIPTA: SATANISMO, de varios autores (La Cripta)
FASHION BEAST, de Moore, Johnston y Percio (Panini)
BATMAN: NUEVE VIDAS, de Motter y Lark (ECC)

22/11/2013

11 cómics que regalar estas navidades a alguien que tiene todos los cómics

Quieres quedar bien con un buen lector de tebeos, pero no sabes qué regalarle. Has buscado en internet “los mejores cómics de la historia”, pero sospechas que tu “amigo” ya tiene todos los Watchmen y todos los Maus. Aquí te proponemos un puñado de tebeos que QUIZÁS no tenga y que tendrías que poder encontrar aún fácilmente en cualquier librería especializada.

HOKUSAI, de Shotaro Ishinomon (EDT); para amantes del arte y el biopic.

CASTILLA DRIVE, de Anthony Pastor (La Cúpula); para lectores de novela negra.

HISTORIAS CORTAS DE SATOSHI KON, de Satoshi Kon (Planeta DeAgostini); para soñadores.

LOS IGNORANTES, de Etienne Davodeau (La Cúpula); para bebedores de vino.

TODO Y NADA, de Sammy Harkman (Fulgencio Pimentel); para hipsters.

EL CAPITÁN PANTERA, de Carrillo (EDT); para papá (o el abuelo).

DOS ESPÍRITUS, de Tyto Alba (Astiberri); para los que tienen "Jhonny Guitar" como película de cabecera.

ARDALÉN, de Miguelanxo Prado (Norma); para espíritus sensibles.

NOVIA ANTE LA ESTACIÓN, de Shintaro Kago (EDT); para los fans del terror que estén hartos de zombis y vampiros.

COLECCIÓN BASTIEN VIVÉS, de Bastien Vivés (Diábolo); para iconoclastas (especialmente el número 2, “La Familia”).

CHICO & RITA, de Javier Mariscal y Fernando Trueba (Sins Entido); para amantes de los ritmos calientes.

LA PIEL DEL OSO, de Zidrou y Oriol; para los que les gustó "Uno de los nuestros" y también "El hijo de la novia".

SPIDERMAN: POR FIN DESENMASCARADO, de Stan Lee y John Romita; para gente clásica.

10/11/2013

FreakyLive! #13


"Los Vengadores: Arena. Mundo Asesino" Hopless Walker / Vitti Martin (Panini)
"Avistamiento en Kansas" DeMatties / Tolagson (ECC)
"Las aventuras de Rocketeer" VVAA (Norma)
"La memoria del agua" Mathieu Reynès / Valérie Vernay (Norma)
"Amarga Patria" Blier / Lax (Norma)
"AIDP: El infierno en la tierra, Rusia" Mignola / Arcudi (Norma)
"Typical Spanglish" Sergio Mora (La Cúpula)
"Perros y Clarinetes" Sebastián Cabot / Joan March (La Cúpula)
"Various Horror Visions" Santi Pérez (Diábolo)
"2 guns" Steven Grant / Mateus Santolouco (Norma)
"Jerusalén" Boaz Yakin / Nick Bertozzi (La Cúpula)

3/11/2013

Thor: El Mundo Oscuro

Un póster horrible...
No sé si vale la pena hacer una reseña de Thor: El Mundo Oscuro, porque, la verdad, no hay mucho que decir; por mucho que los fans de Marvel, se empeñen en decirlo. Quizás sea así porque la primera película fue una ridiculez, y la popularidad de un personaje de tanto peso como Thor requería una rectificación. Esta rectificación ha venido de la mano del director Alan Taylor, que se ha hecho un currículo en series como Juegos de Tronos o Boardwalk Empire. Quizás por eso, porque al igual que Joss Whedon se ha crecido en el mundo de las series, esta sea la película de Marvel con un espíritu más cercano al de Los Vengadores.

Intrascendencia made in Hollywood.
La cinta resulta mucho más entretenida que el anterior título de Marvel Studios, la insulsa e innecesaria Iron Man 3, que adolecía de una intrascendencia absoluta. Este nuevo Thor, aunque también peca de cierta pequeñez en algunos momentos, viene a corregir esto con mucha épica y algunos acontecimientos que están llamados a marcar el futuro de Los Vengadores. Pero es esta sensación de que todo se hace para abrir camino hacia la próxima aventura del grupo lo que provoca que todo parezca carecer de importancia. ¿Que esa es la idea? Bueno, supongo que para gustos colores, pero entonces para qué esforzarse en disimular la lycra y los diálogos acaramelados de la escuela Stan Lee. Es decir, ¿si esto es mero entretenimiento pop (en contraposición a la saga X-Men, por ejemplo), para qué esa pátina estética de realismo?

Chris Hemsworth, un buen Thor.
Thor: El Mundo Oscuro, es una peli correcta en su conjunto, entretenida a veces y ridícula en algunos momentos. Acierta al poner a Thor en La Tierra pero está a la altura del peor péplum cuando centra la acción en Asgard. Es en la “batalla final” (porque hay una batalla final en toda regla) donde la cinta se asemeja más a Los Vengadores, y ahí hay diez minutos tan geniales como divertidos, a la par que absurdos, en los que los seguidores menos puristas se reconciliarán con los guionistas absolutamente. Porque si hemos venido a pasárnoslo bien, aquí lo hemos hecho.

En lo que se refiere a los guiños al universo Marvel, poca cosa, como nos viene acostumbrando el estudio incomprensiblemente desde Los Vengadores. Y lo poco que hay, está metido con calzador, especialmente las continuas referencias a la película de Whedon. Incluso el extra de los créditos no pega ni con cola, y parece rodado “aquí te pillo, aquí te mato”.

Hopkins aburre.
Así, que, repito. Thor: El Mundo Oscuro quizás no requiere una reseña. Quizás simplemente haya que verla y ya está, como uno ve un capítulo más de cualquier serie de televisión de esas que son todas buenísimas. Así que cuando me preguntan, “¿Qué tal la última de Thor?”, digo: “Bueno, pues una peli de Thor...”

PD: Por cierto, Bill Rayos Beta ya!

29/10/2013

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡No! Es Typical Spanglish, de Sergio Mora

Imagínese que usted se encuentra con Typical Spanglish (La Cúpula, 2013) entre sus manos sin saber que Sergio Mora, su autor, es un icono de la modernidad nacional, el máximo exponente del surrealismo pop en nuestro país, el Mark Ryden patrio. Obviemos que en la contraportada cantan alabanzas gentes de la talla (y el corte) de Alaska, Kiko Veneno o Andreu Buenafuente. Supongamos que, además, quizás porque lo edita La Cúpula o porque lo pone en la portada, usted comienza a leer Typical Spanglish pensando que es un cómic.

Este imaginario lector que no sabe nada se encontrará en las primeras páginas de este libro una cosa muy bizarra, un inmenso conjunto de referencias que, a la par que dispares, tienen un elemento en común: la cultura pop. Pero una cultura pop transnacional, desde Warhol hasta la tortilla de patatas. El resultado, desde el punto de vista del noveno arte, está a medio camino entre la perversión del Charles Burns más oscuro y el Daniel Clowes más absurdo; y recuerda, seguramente de manera accidental, a David Sánchez, especialmente en su ópera prima, Tú me has matado (Astiberri, 2010).

Mora juega al impacto de lo bizarro y lo decadente, a golpear al espectador con nazis gordos, chicas pin up demacradas, zoofilia y naves espaciales. Aunque su trazo es mucho menos sólido que el de todos los artistas antes mencionados, las viñetas de Mora resultan visualmente muy potentes, no sólo por su imaginario absolutamente outsider, sino también por su estética premeditadamente vintage.

Pero al lector de cómics le faltará algo más, una historia algo más sólida, y no sólo una serie de elementos inconexos cosidos por un débil hilo argumental. Todas esas imágenes obscenas y todas esas referencias freakies salpican la historia central sin aportar gran cosa argumentalmente hablando. Esa historia nos habla de un botijo del espacio que aterriza en el planeta Tierra para hacer de musa del propio autor, Sergio Mora, quien, en plena crisis creativa, vive del recuerdo de su última y exitosa exposición, de la que guarda, como un preciado fetiche, su catálogo.

Ese lector que no sabe nada acabará pensando que este tal Mora funciona mucho mejor como ilustrador que como autor de cómic, y le entrará una curiosidad incontrolable por echarle mano a ese catálogo que, quién sabe, quizás sea imaginario.

Sorpresa. En la página 40 de Typical Spanglish el cómic se acaba (por decirlo de algún modo). Los colores pastel de las viñetas dan paso al brillo del papel satinado del propio catálogo, que incluye algunos de los óleos de Mora acompañados por poemas de su puño y letra. Y entonces este libro, como obra, crece infinitamente. Queda desplegado ante nosotros todo el universo de Mora, ese alegato pop de dibujos animados y jamón de Jabugo, de pink flamingos y flamencas, de botijos y naves espaciales. ¿Qué es esto? ¿Tiene algún sentido? ¿Hay algún mensaje? Para muestra, un botón. Me tomo la libertad de reproducir un fragmento de uno de sus poemas, por forma y fondo:

Europa sobre un toro vuela.
Europa es tan sólo un trozo de tierra.

Es donde vive mi abuela,
pero en el fondo ella vive
en la tierra entera.

Fragmento de “Fantasía Europea”, de Sergio Mora.

Al final, ese lector que no sabe nada se reconcilia con Sergio Mora, lo comprende y lo abraza. Se hace fan, pero fan de póster. Los demás, los que ya saben de qué va la cosa, quién es Sergio Mora y toda la pesca, supongo que ya habrán corrido a hacerse con un ejemplar de Typical Spanglish. Que, por cierto, tiene uno de los títulos mejor puestos de la historia.

22/9/2013

FreakyLive! #12

CONTENIDO:
-"Un tipo con chispa", de Diego Vera "Kekuli" (La Cúpula)
-¿Puede ser Jesús una estrella del punk? "Punk Rock Jesus", de Sean Murphy (ECC)
-La historia más personal de Hideshi Hino, uno de los maestros japoneses del terror: "Panorama Infernal" (La Cúpula)
-"Conexión Escorpio", la trilogía en un tomo de Godowin, Chaykin, DeFalco y Buscema (Panini).
-Una grata sorpresa este "Astronauta: Magnetar", revisión de un cómic infantil a cargo de Danilo Beyruth (Panini)
-La saga "American Vampire" da hijos: "El señor de las pesadillas", de Snyder y Nguyen (ECC)
-"Dial H", de China Miéville y Mateus Santolouco y Riccardo Burchielli (ECC)
-"El hijo de Superman", de David Tischman, Howard Chaykin y J.H. Williams III (ECC)
-"52", de VVAA (ECC)
-"Lot 13", de Steve Niles y Glenn Fabry (ECC)
-"Silas Corey: La red Aquila" de Fabien Nury y Pierre Alary (Dibbuks)
-"Locke & Key", de Hill y Rodríguez (Panini)
-"El Juego de Ender" de Orson Scott Card, porr Christopher Yost, Pasqual Ferry y Frank D'Amata (Panini)

17/8/2013

FreakyLive! #11


PASEO ASTRAL, Max (La Cúpula)
BRIGADA, Enrique Fernández (Enrique Fernández)
EL ALIENTO DEL WENDIGO, Mathieu Missoffeni y Charlie Adlard (Norma)
TODO Y NADA, Sammy Harkham (Fulgencio Pimentel).
CRIMINAL, Ed Brubaker y Sean Phillips (Panini)
DESTRUCTO, Robert Kirkman y Cory Walker (Panini)
THE MASSIVE, Brian Wood, Kristian Donaldson, Garry Brown y Dave Stewart (Panini)
CRIME, Kirby y Simon (Diábolo)
MARCINELLE 1956, Sergio Salma (Diábolo)
SEXO MAJARA, Robert Crumb (KissComix/La Cúpula)
EL ÚLTIMO MORTAL, John Mahoney, Filip Sablik y Thomas Nachik (Norma)
NEXT MEN, John Byrne (Norma)
I AM A HERO, de Kengo Hanazawa (Norma)
BLUE STATE, de Osborne, Kalvachev, Fox y otros (Dibbuks)
PIGEONS FROM HELL, de Landsdale, Fox y Stewart (Dibbuks)

15/8/2013

TODO Y NADA

Vaya por delante que Todo y Nada (Fulgencio Pimentel, 2013), de Sammy Harkham, es de lo más raro que ha caído en mis manos últimamente. Y han caído cosas raras, y a la vez fantásticas, como El Hombre que se dejó crecer la barba. Algo de eso hay en este Todo y Nada, y también un poco de Kevin Huizenga, e incluso de Lewis Trondheim. Pero basta de referencias.

Vaya también por delante que Todo y Nada es un acto de esnobismo, aunque no necesariamente por parte de su autor. Da la impresión de que Harkham simplemente hace lo que le da la gana, dibuja y escribe lo que le apetece y como le apetece, e incluso que disfruta imaginando la reacción del lector al leer sus historias. Quizás el esnobismo radica en el hecho de publicarlo. De leerlo y recomendarlo. De considerarlo el mejor cómic del año (Los Angeles Times). Y al mismo tiempo, publicarlo, leerlo y recomendarlo no deja de ser un acto poético, o de fe.

Dicho esto, muchos de los que estáis leyendo esta reseña podéis dejar de leer. Podéis huir espantados. Sí, Todo y Nada no es para todos los públicos. De hecho, creo que sólo puede tener dos tipos de público. Por un lado, el lector que comulga con el imaginario de Harkham, el que visita en sueños lugares parecidos, aquel que leyendo este cómic no pueda evitar cerrar el libro y pensar “¡Qué daño y qué hijo de puta!”. Y por otro lado está el lector esnob, que hay mucho.

Harkham (USA, 1980) no ha salido de la nada. Es quizás el menos popular de los estandartes del cómic contemporáneo norteamericano. Es también editor. Ha ganado un Ignatz y Todo y Nada, que recoge casi todas sus historias cortas, se llevó el Los Angeles Times Book Prize en 2012.

El cómic que publica aquí Fulgencio Pimentel es todo lo que es Sammy Harkham, un compendio de sus obsesiones, de su estilo y de lo que significa para él el cómic. En conjunto, no se me ocurre qué otra cosa puede significar Todo y Nada: es un alegato.

Entrando al detalle, y en lo que se refiere puramente a las historias, Todo y Nada es un cómic desencantado, una visión de la vida pesimista que mezcla a partes iguales drama y humor (sobre todo negro, pero también absurdo). Dejando a parte las páginas dedicadas al mundo del cómic y los amiguetes de Harkham (que, a mi entender, desentonan y son las más flojas), encontramos un punto en común en todas las historias de Todo y Nada: el final es siempre un anticlímax. Parece que no acaban dónde deberían acabar o que aún hay algo más que el autor no nos quiere explicar o, incluso más, acaba y pensamos: “Espera, ¿pero esto iba de esto?”. Si Harkham fuera director de cine, no habría ningún productor que no metiera mano a sus finales.

Harkham juega al slice of life, pero no al estilo francés, ni con el mismo objetivo (si es que hay algún objetivo). Sus trabajos son historias que no van a ningún sitio, que en realidad no concluyen o que acaban dónde comenzaron. Por el camino, no obstante, la gente cambia, se transforma, se queda igual o se afianza, o quizás se revela como algo que no parecían. ¿Sobre qué trata Todo y Nada, pues? Pues va de la gente, y de la vida, que es una mierda. Como dice el título, exquisitamente traducido al castellano, de todo y de nada.

Sólo por esto, y aunque quizás no lo parezca o no me haya conseguido expresar bien, Todo y Nada es una lectura imprescindible; sólo recomendable, eso sí, para lectores con amplitud de miras. Aquí no vale eso de “No se entiende” o “¿De qué va esto?”. Esto es como una peli de Lynch, aunque en realidad no tiene nada que ver: se disfruta y punto.

Pero además de todo esto, Harkham demuestra una habilidad narrativa sorprendente en historias como Pobre Marinero, en la que no le hace falta mucho diálogo para explicar toda una odisea marina. Demuestra también su capacidad como narrador en historias de una sola página o, más aún, en viñetas únicas que son como un microrrelato, que explican una gran historia enfocando sólo un momento concreto.

El autor, además, domina varios géneros, y va del drama clásico a el relato moderno pasando por páginas de inacabables diálogos tarantinianos. Pero siempre es fiel a su estilo, nunca se traiciona. Al final, el mundo en el que transcurren sus historias siempre es el mismo. Y se parece mucho al nuestro.

30/6/2013

FreakyIive! #10


Watch live streaming video from freakyonline at livestream.com

"Cuento de Arena", de Jim Henson y Jerry Juhl, ve la luz en forma de novela gráfica gracias a Ramón K. Pérez (Norma)
"De mayor quiero ser pequeño", cuento? infantil? de Ximo Abadía (Dibbuks)
"Rembrandt" de Typex (Norma)
"La calambre", de Mosquito (La Cúpula)
"El mono de Hartlepool", de Lupano y Moreau (Dibbuks)
Franck Cho como pez en el agua en "Salvaje Lobezno" (Panini)
Con "Jóvenes Vengadores" Marvel busca nuevo público (Panini)
Adaptaciones de los relatos de Richard Matheson, Joe Hill y Stephen King: "Road Rage" (Panini)
Lapham, Sierra Hahn y Mike Huddleston traen la versión del libro de Guillermo del Toro "Nocturna" (Panini)
David Lapham y Gabriel Andrade, nueva serie: "Ferals" (Panini)
Otro título de la línea Graphic Novels de Marvel recuperada por Panini: "Triunfo y Tormento"
Nicolas Wild (Kabul Disco) vuelve a dar en el clavo con "Así calló Zaratustra" (Dibbuks)

2/6/2013

FreakyLive! #9



Contenido:
SUPERMAN ROJO (de Millar y Johnson, ECC)
ANUNCIADO EN TV (de Morán y Ágreda, Dibbuks)
ATAJOS (de Martí, La Cúpula)
SUPERMAN: AÑO CERO (de VVAA, ECC)
BATMAN: AÑO CERO (de VVAA, ECC)
FRANKESTEIN; AGENTE DE SHADE (de Lemire, Kindt y otros, ECC)
FURIA: MIS GUERRAS PERDIDAS (de Ennis y Parlov, Panini)
EL DÍA D (de Duval y Pécau-Buchet, Planeta)
RESET (de Peter Bagge, La Cúpula)
MARVEL ZOMBIES: DESTRUIR (de Marrafino, David y otros, Panini)
HURACÁN DE SENSATEZ (de Paco Alcázar, Diábolo)
EL SILENCIO DE NUESTROS AMIGOS (de Long, Demonakos y Powell, Planeta)
SEXY MELODIES (de Solano López, La Cúpula)

28/4/2013

FreakyLive! #8



En el programa número 8 de FreakyLife! hablamos del 31º SALÓN DEL CÓMIC DE BARCELONA y de la jornada GRAF, que se celebró de manera simultánea en Barcelona. Además:

-OZMA DE OZ, de Eric Shanowr y Skottie Yung (Panini)
-AGHARDI, de Enric Sió (EDT)
-LA SAGA DE ATLAS, de Pau (Dibbuks)
-FRANCES, de Joanna Hellgren (La Cúpula)
-MUNDO PUTREFACTO, de Snyder, Lemire y otros (ECC)
-CATWOMAN: UN MUNDO ANEGADO, de Williams III, Blackman y otros (ECC)
-EL ARCA DE LAS HISTORIETAS #4, de David Braña y otros
-MARVEL COMICS: LA HISTORIA JAMÁS CONTADA, de Sean Howe (Panini Books)
-LA GRAN ODALISCA, de Vivè, Ruppert y Mulot (Diábolo)
-INVASIÓN SECRETA, de Michael Bendis y Francis Yu (Panini)
-DOS ESPÍRITUS, de Tyto Alba (Astiberri)
-¿DÓNDE ESTÁ EL GUIONISTA?, de Àlex Roca y Andrés Palomino (Dibbuks)

17/4/2013

LA GRAN ODALISCA: ¿EXISTE LA ULTRAMODERNIDAD EN EL CÓMIC?

por David González:
Hace años que vengo pensando que hay inequívocos signos de ultramodernidad en el mundo de la cultura popular. Y ya sé que puede parecer pedante hablar de ultramodernidad cuando ni siquiera hemos sabido dar una definición coherente a la postmodernidad, la cual se ha convertido en un batiburrillo de corrientes artísticas que, en el mejor de los casos, lo único que tienen en común es un intenso sentimiento de incredulidad, rechazo y desconfianza. Pero lo que está claro es que la Bauhaus o Philip K. Dick suenan a cosas de otra época (de hecho, lo son), y la inclusión de “Matrix” o “Kids” no hace más que desmerecer y difuminar el amplio cajón desastre que es la postmoderidad.

Así que como la postmodernidad huele a viejo, hace años que está en boca de los teóricos la palabra ultramodernidad. Y últimamente he visto signos de ella en la cultura más mainstream. La he visto, por ejemplo, en “Mercenarios 2” (Simon West, 2012), con ese exceso de autoreferencias, de imposibilidad desmedida y de humor blanco; con ese juego entre la majestuosidad y el absurdo (me remito al necesariamente sarcástico diálogo del perro muerto). ¿Qué dicen los teóricos? Dicen que la ultramodernidad “es un nuevo modelo de inteligencia, que une el rigor y la poesía, el dramatismo y el sentido del humor, la ciencia y el sentimiento, lo abstracto y lo concreto, la historia y el futuro. Aspira a una triple finalidad: explicar, embellecer y transformar la realidad. Durante veinticinco siglos nuestra cultura ha identificado la inteligencia con el conocimiento y la razón. Como resultado hemos venerado a muchos idiotas sabios, que sabían casi todo de casi nada. La nueva idea de inteligencia la relaciona con el comportamiento, la creación, la libertad y la felicidad”. (“Crónicas de la ultramodernidad”, de José Antonio Marina, Anagrama).

¿Y porqué os suelto este rollo? Porque todo esto me lo he encontrado en un cómic, “La gran odalisca”, de Vivès, Ruppert y Mulot (Diábolo Ediciones, 2013). Hace tiempo que venimos diciendo que Bastien Vivès forma parte de un movimiento de renovación, por no decir de vanguardia, del cómic europeo. Eso le ha ganado muchos detractores, claro. Y también muchos fans. Es un especialista en mezclar el humor y el drama y un autor de una incorrección política extrema, capaz, al mismo tiempo, de escribir una bienintencionada obra para adolescentes como “Hollywood Jan” (Diábolo Ediciones, 2011). Pero es en “La gran odalisca”, un proyecto a seis manos, donde todo esto converge.

“La gran odalisca” rezuma ultramodernidad. Es una historia de acción pero tiene toques de erudición. Es snob en su forma y profunda en su fondo. Es frívola y a la vez te hiere el corazón. Es imposible y a la vez cotidiana. Es pura estética y va sobre la vida.

La obra de Vivès, Ruppert y Mulot explica la historia de tres ladronas de obras de arte que preparan su atraco estrella: robar “La gran odalisca” del Museu del Louvre. Son profesionales pero al mismo tiempo son mujeres al borde de un ataque de nervios, con sus problemas de novios y sus flirteos. Un día se encuentran en el bosque con un traficante de armas y al día siguiente están tomando el sol en Las Canarias. Pueden estar en pleno atraco y al mismo tiempo cortar con su novio por SMS. En esta espiral de descontrol, las tres protagonistas tejen una relación muy especial, intensa pero aparentemente frágil, platónica y sexual a la vez. Sincera y también interesada.

¿De qué va esto, pues? ¿Va de un atraco? ¿Va de relaciones personales? ¿Acaso es un simple ejercicio de estilo, una declaración de intenciones de los autores? Seguramente es todo eso. Pero no tiene diferentes lecturas, sino sólo una que lo aúna todo. El atraco está ahí y es espectacular, como una peli de acción de los 80. Y después están las relaciones: complicadas, intensas, volátiles... Los dos conflictos están al mismo nivel, con sus propias reglas, y, en su exageración, resultan, a falta de un calificativo mejor, tremendamente sexys. Sí, es un cómic sexy.


En cambio, el mensaje es sutil y a veces se escapa de las manos del lector. Porque “La gran odalisca” parece una obra de entretenimiento, un ejercicio de fuegos de artificio. Se lee rápido, de una vez, como una película de acción de hora y media. Pero realmente creo que hay algo más; quizás no algo tan ambicioso como sentar las bases de un movimiento, pero sí decir: “eh, estamos aquí y lo que nos gusta hacer es esto”. ¿Y qué es “esto”? “Esto” es el reflejo de un mundo en el que las cosas ya no son blancas o negras. Y eso no quiere decir que sean grises, como lo son Batman o Ozimandias. Son multicolor.