@freakyonlinetv

Loading...

16/8/2014

Los Guardianes de La Galaxia: el blockbuster definitivo

por David G. González
Los Guardianes de la Galaxia ha llegado a los cines después de una gran campaña de marketing y envuelta en buenas críticas, sobre todo del fandom comiquero. Normalmente, desconfío de las grandes campañas de marketing, pero desde un buen principio me dio la impresión de que esta tenía algo especial, que no era como las otras. Las estrategias publicitarias suelen ser ajenas a las pelis y se dan por supuestas. Es decir, que estamos produciendo Harry Potter: le damos un presupuesto millonario a unos creativos y que vayan haciendo carteles. Que estamos produciendo La cabaña en el bosque: no nos gastamos mucho en publicidad porque apenas ganaremos unos milloncejos. Con Los Guardianes de la Galaxia parece que algún trajeado de la productora, en algún momento, vio lo que James Gunn, el director, se traía entre manos. Y pensó: “Lo vamos a petar. Saca la pasta”.

En serio, no puedes decir que Los Guardianes de la Galaxia no te gusta. Quedarás como un gafapasta de postín o un tipo triste. El verdadero intelectual, el hipster seminal, el adalid de la cultura pop, verá que aquí se ha llevado el cine a otro nivel. Hemos cambiado de teorema, año 1 después de Rocket. Gunn ha consolidado el blockbuster de autor, el hedonismo para toda la familia, un noveno arte en el que no importa tanto hacer una película como hacerlo pasar bien. Los Guardianes de la Galaxia se vive al momento. No importa qué ha pasado antes, ni siquiera qué va a pasar. No tienes tiempo de pensar en nada de eso porque te lo estás pasando bien, y cuando te lo pasas bien no piensas.

¿Puede una película ser para todo el mundo? ¿Puede satisfacer todos los intereses? James Gunn lo ha conseguido. Para empezar, nos convierte a todos en niños, con una escena a lo Spielberg que arrancará las lágrimas de los más sensibles. Ahí hay nostalgia y años 80 en vena, así que a los eternos adolescentes de la época de Narajito ya nos tiene en el saco. Por otro lado, ha hecho una peli con un mapache gamberro y un árbol, llena de tipos azules y verdes y rojos, así que ya tiene a los niños también. Para los que necesitan bromas inteligentes, el gag sobre Pollock no tiene precio. Y a los que les guste el humor guarro a lo American Pie, pues la misma broma sobre Pollock funciona igual. A aquellos a los que sólo les interesan las pelis de acción o las naves espaciales, aquí también tienen una buena ración. Hay guiños para los amantes del cine, como la coña sobre Kevin Bacon o el cameo de Lloyd Kauffman. Y los fans de los tebeos también tienen tela que cortar (sólo la mera presencia de Yondu ya da para una precuela). Gunn transgrede los límites preestablecidos por Hollywood y deja la seriedad aparcada. Se comporta como un adolescente y hace bromas freakies que funcionan como chistes para todos los públicos. Y aquí el cómic de superhéroes se trata con la normalidad que se merece, como un producto cultural más, sin barreras ni prejuicios. Es la peli total. Es el blockbuster definitivo.

¿Y qué decir de la escena postcréditos? En serio, es un subidón. En veinte segundos, casi sin guión y con un diálogo escrito en la taza del water, la escena arranca las sonrisas, las lágrimas y casi el corazón de media sala. Al sentir la reacción de la gente, vi lo hondo que había calado el fantaterror en nuestra infancia y en nuestros padres. No sólo de los aficionados al cómic, también de esa generación afortunada de los 80. Con esos veinte segundos, Gunn consigue lo que J.J. Abrams no consigue en las dos horas de Super 8: hacernos recuperar la ilusión por ir al cine.

8/8/2014

Sobredosis de plumillas: lo que pienso del cine de superhéroes

por David G. González
Nadie me lo ha pedido. Ramón de España no me lo ha pedido. El lobby gay tampoco me lo ha pedido. Pero voy a decir unas cuantas cosas sobre el cine de superhéroes.

Si voy a ver una peli de superhéroes no quiero ver una peli de Haneke, en serio. No quiero ver a Plastic Man en manos de Terry Gilliam ni a Estela Plateada dirigida por Herzog. Sí, me encanta La pianista, me lo pasé de muerte con Miedo y asco en Las Vegas y el remake de Teniente Corrupto me parece la obra de un iluminado. Pero cuando voy a ver una peli de superhéroes voy a ver una peli de superhéroes.

Es muy sencillo: el cómic de superhéroes es un producto de consumo popular, masivo y rápido. No hablo necesariamente de los cómics de ahora, no hablo del Ojo de Halcón de Fraction y Aja, ni de los Ultimates. Hablo de Stan Lee, Steve Ditko y Jack Kirby. Hablo de Romita, Buscema y Davis. Hablo de los buenos tiempos.

Cuando releo el Silver Surfer de Stan Lee y John Buscema (y, en serio, soy un fan de Silver Surfer) no tengo que pararme a leer dos veces los diálogos. Ni siquiera lo hizo Stan Lee cuando los escribió. No hay ideas complejas ni reflexiones profundas. Hay un tipo plateado, sólo ante el universo, luchando contra los malos. Spiderman ama a Mary Jane. Superman salva La Tierra.

Los Vengadores de Joss Whedon o la segunda parte de Thor me parecen traslaciones perfectas de este espíritu a la gran pantalla, adaptadas a su tiempo y a su público con profesionalidad y más respeto del que Hollywood suele demostrar. Historias para todos, divertidas y con mensajes bienintencionados. Cosas claras y directas. Cosas sencillas.

Que venga alguien y diga que esto es de cretinos es como decir que la historia de la cultura popular, del Porompompero a Warhol, es basura. Que Curtis Garland escribía mierda. Que Amando de Ossorio hacía pelis para tontos. Es quitarle el alma a las salas de cine y a los tebeos de superhéroes.

El 6 de agosto de 2014, en la edición digital de El Periódico, Ramón de España escribía una artículo titulado Sobredosis de superhéroes (no, no voy a linkarlo) en el que tachaba de cretino al público generalista y de “cantamañanas” a Alan Moore. Venía a decir también que The Sandman era una chorrada. Y alababa el Batman de Tim Burton y el Hellboy de Guillermo del Toro como si fueran las únicas adaptaciones cinematográficas que se pudieran salvar de una quema. No decía nada del Watchmen de Zack Snyder, ni del American Splendor de Robert Pulcini y Shari Springer, ni del Ghost World de Terry Zwigoff, ni del Sin City de Robert Rodríguez. Ni de Akira o Persépolis (sí, señor De España, la animación también es cine). Ofendido, como aficionado al cómic y al cine y periodista, les escribí una carta.

La nueva imagen de Thor que Marvel anunció el pasado julio
Eso sucedía pocos días después de que Beatriz Rojo publicara en La Gaceta un artículo bajo el título “Superhéroes gays, transexuales y de color”. Huelga decir que el texto levantó la ira de los aficionados diciendo cosas como que Thor es “el primer superhéroe transexual” o insinuando que hay un lobby gay con poder suficiente como para decidir el devenir de los personajes de Marvel.

En serio, se está escribiendo por llenar páginas, cortando y pegando de aquí y de allá sin medida. Y lo peor es que estos plumillas adoptan una actitud pseudoprogresista de postín que no hace ningún bien. No es simplemente cuestión de enfadar a los aficionados al cómic. Los lectores de tebeos han sido siempre una minoría, y las minorías están acostumbradas a no ser respetadas. Es que lo hacen con todo. Lo hacen con el hambre y el paro. Lo hacen con los políticos. Es que, señores de la prensa, llenando sus páginas de mierda lo único que conseguirán es que todo el mundo que tenga dos dedos de frente deje de leerles. En serio. Sólo lo harán los cretinos.

28/7/2014

The Expendables 3: hacia la película perfecta

Que Sylvester Stallone fuera el alma mater de una película como Rocky tendría que ser suficiente para quitarle peso al sambenito de icono del cine basura que algunos le han colgado. Un fama que hay que reconocer que él mismo se ha ganado a pulso gracias a cintas como Driven, D-Tox o El protector. Si al menos su carrera como actor se hubiera mantenido a la altura de Acorralado o Encerrado, otro gallo cantaría. Quizás gozaría de la simpatía que suscita Bruce Willis en lugar del rechazo que provoca la idea de ir a ver una peli de Stallone, especialmente en Europa. Curiosamente, ahora que Stallone resucita, Willis tira su carrera por el desague participando en producciones que destacan más por su baja calidad que por su bajo presupuesto.



Cuando Stallone anunció Los Mercenarios, con un elenco de viejas y nuevas glorias del cine de acción, se escucharon los vítores de un público que creció con el auge de este tipo de cine en los años 80. Pese a la desconfianza de la crítica y del público generalista, la primera entrega de la saga resultó ser una cinta de acción resuelta, con algunos guiños cinematográficos y mucho respeto por el género. Pero era una cosa que se quedaba corta, a medias, un producto por construir. Le faltaba la magia que se nos había prometido, quizás porque desde Hollywood tampoco se acabó de confiar en el proyecto. Eso provocó la ausencia de algunas estrellas y que las apariciones de Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis se quedaran en poco menos que nada.

Los Mercenarios 2, en cambio, sí fue la película que debía ser. Incluso quizás la primera parte ni siquiera debería haber existido. Aquí no sólo Schwarzenegger y Willis cobran más protagonismo, sino que contamos con la presencia de Chuck Norris y Jean Claude Van-Damme, muy reclamado por sus fans tras su ausencia en la entrega anterior. Pero como muchas otras películas han demostrado, un elenco de lujo no es garantía ni de calidad, ni de éxito. Así que Los Mercenarios 2 requería una reflexión. No sé exactamente como fue, quién tuvo la idea o cuan premeditada resultó. El caso es que decidieron hacer una comedia, aunque no una comedia al uso. La cinta arranca con un escena preliminar, a lo James Bond, que resulta ser un derroche de arte cinematográfico, como ya pasaba en la primera parte. Después, la trama deambulaba sobre una serie de tópicos del cine de acción, todo muy serio y solemne, hasta que llega un momento en el que el espectador tiene que decir: “Espera, para la cinta. ¿Esto va en serio?”. La respuesta llega en seguida, cuando Chuck Norris aparece dela nada acompañado de la banda sonora de El Bueno, el Feo y el Malo. Eso no puede ir en serio. A partir de ese punto la trama se desmadra y todo se convierte en un ejercicio autoreferencial sólo para verdaderos fans que eleva la cinta a la categoría de metacine. Sabiamente, Stallone, un director comedido y contenido, dejó la dirección en manos de Simon West, conocido por su tendencia a los excesos gracias, sobre todo, a Con Air (otra peli sobre la que hacer correr ríos de tinta).

A mi humilde entender, la idea de Los Mercenarios empieza y acaba con la segunda parte. Pero Stallone debió pensar que aún le quedaban cosas por hacer, o, quizás, que aún le quedaban amigos a los que llamar (aunque por el camino perdió a Bruce Willis a causa de una discusión sobre sus honorarios). Y por eso ahí están Wesley Snipes (brillante en la película), Mel Gibson (correcto), Antonio Banderas (histriónico) y Harrison Ford (que llena la pantalla). El resultado es Los Mercenarios 3, la más redonda de las tres partes, una peli de acción que roza la perfección en muchos aspectos. Olvidaos de las exageraciones, bromas y referencias de la segunda parte. Esta es una película seria. Sí, vale, las lanchas saltan sobre los camiones y las motos utilizan los aviones como rampas, pero eso está aceptado dentro del género. Eso provoca aplausos si lo que vas a ver es lo que vas a ver. Esta tercera parte es un ejercicio de estilo muy respetuoso, con lo mejor del género, la estética un poco oscura de las anteriores cintas y un ápice de majestuosidad que viene dada por el enfrentamiento entre las viejas glorias y el nuevo equipo de actores jóvenes. Quizás este sea Los 7 Magníficos con el que se tenga que conformar esta generación.

La peli tiene sus fallos, eso sí. La cosa resulta tan coral que a veces parece que a los personajes les acaban faltando minutos en pantalla. Uno casi se olvida de ellos. Snipes pide a gritos más planos (quizás los que le sobran a Banderas) y el espectador necesitará saber más sobre porqué Gibson es tan malo. Por lo demás, el guión es tan sencillo como efectivo, la factura (sobre todo el montaje) es de diez y todos los personajes resultan bastante creíbles excepto, paradójicamente, Stallone, quizás por las boinas que se empeña en llevar. Visto esto, sorprende que la dirección haya recaído sobre el joven Patrick Hughes, que se hizo un nombre con la comedia romántica en forma de corto Signs.


En definitiva, Los Mercenarios 3 no va a convertir a los incrédulos, pero no defraudará a los fans, siempre que vayan más a ver una peli de acción bien hecha que una ristra de cameos ochenteros. Si entras en el juego, tienes dos horas de entretenimiento garantizado.

25/7/2014

FreakyLive! #19



LA SERPIENTE DE AGUA, Tony Sandoval (Dibbuks)
LA TÉCNICA DEL PERINEO, Ruppert & Mulor (Diábolo)
CUTTLAS, EL VAQUERO SAMURÁI, Calpurnio (Panini)
TAXI DRIVER, Bié (Panini)
MARTE IDA Y VULETA, Pierre Wazem (La Cúpula)
FF: DESMADRE FAMILIAR, Fraction & Allred (Panini)
SPIDERMAN: PODER Y RESPONSABILIDAD, Satn Lee & Steve Ditko (Panini)
LA PATRULLA X: DIOS AMA, EL HOMBRE MATA, Claremont & Enric Anderson (Panini)
LA PATRULLA X: NO MÁS HUMANOS, Carey & Larroca (Panini)
¡SHAZAM!, Johns & Frank (ECC)
BATMAN BLACK & WHITE VOL. 4, VV.AA. (ECC)
BATMAN: ESPECIAL DETECTIVE COMICS 27, VV.AA. (ECC)
BATMAN: GOTHAM NOIR, Brubaker, Phillips & Bendis (ECC)
DIAL H: INTERCAMBIO, Miéville, Ponticelli & Lapham (ECC)
HABITACIONES ÍNTIMAS, Cristina Spanó (Bang Ediciones)
LAST MAN, Balak, Sanlaville & Vivès (Diábolo)
RONIN, de Frank Miller (ECC)
THE SANDMAN: OBERTURA, de Neil Gaiman y JH Williams III (ECC)
THE SANDMAN, Neil Gaiman et altri (ECC)
DEGENERADO, Chloé & Cruchaudet (Dibbuks)

19/7/2014

Degenerado

Una portada exquisita
A estas alturas un servidor se muestra bastante desconfiado a la hora de afrontar la lectura de una novela gráfica, en el peor sentido del término. Seamos sinceros, se han vendido muchas motos bajo ese sello. Así llegó a mis manos Degenerado (Dibbuks, 2014), de Chloé Cruchaudet, avalado por un ristra de premios (entre ellos el del público en el Festival de Angoulême y el de la ACBD) que, en realidad, no hicieron más que aumentar mi recelo. Sinceramente, mi relación con los tebeos multipremiados ha sido habitualmente decepcionante.

Así comencé la lectura de Degenerado, y las primeras páginas no hacían más que acrecentar mis sospechas: un tedioso juicio al estilo “basado en hechos reales”, una manida historia de amor y la Primera Guerra Mundial, que estalla separando a la pareja protagonista. Quizás sólo el espléndido y expresivo dibujo de Cruchaudet me empujó a seguir avanzando, afortunadamente. Y digo “afortunadamente” porque unas veinte páginas después, tras esta especie de introducción que a mi entender resulta desafortunada, el cómic toma un giro interesante y su autora muestra unas cartas que había guardado. Es entonces cuando la historia se acerca más a los personajes, y cuando una trama superficial de amor y guerra se revela en realidad como un retrato de horrores y pasiones ocultas. La breve escena en las trincheras que marca este punto de inflexión, en la que el protagonista toma consciencia de que ese no es su lugar, es brillante y muy potente visualmente. La viñeta que abre el fragmento, un perturbador plano del soldado defecando en medio del campo de batalla, no sólo resulta hipnótica, sino que además nos da algunas pistas de lo lejos que está dispuesta a llegar la autora.

El soldado huye del ejército francés y vuelve junto a su amada como un desertor. Obligado a esconderse de la policía, vive encerrado en un pequeño piso de París hasta que el tedio se apodera de él. La pareja, entonces, decide buscarle una nueva identidad al protagonista para que, al menos, pueda salir a estirar las piernas. Así, Paul se convierte en Suzanne, y comienzan a dar pequeños paseos por la capital, como dos amigas más. Fascinado por el ambiente del París de los años veinte y por el poder de seducción que Paul descubre dentro de sí mismo, su transformación en mujer resulta cada vez más perfecta. No sólo mejora su destreza a la hora de maquillarse y vestirse, también depura su refinamiento al andar y expresarse.

El mundo que Paul descubre le aleja cada vez más de su amada, que vive una existencia anodina que va del trabajo a casa y de casa al trabajo. Paul, en cambio, como Suzanne, conoce el libertinaje y el desenfreno que esconde París de noche. El desertor frecuenta fiestas y orgías al aire libre, mientras el distanciamiento con su compañera es cada vez más notable. Louise, su amada, es incapaz de entender la actitud de su marido y se siente sumamente frustrada. Paul, por su parte, ansioso de dar rienda suelta a sus deseos ocultos, se convierte en una persona irascible y frívola. La tensión aumenta hasta un final dramático.

Basada en un ensayo que reproduce una historia real, Degenerado es un cómic fascinante, que atrapa al lector sumergiéndolo en un mundo morboso y prohibido. El personaje principal resulta muy seductor y el lector no podrá más que sentir compasión por la paciente Louise. Todo ello dibujado con una delicadeza exquisita y una narración clara, capaz de acercarse al terror especialmente en las escenas oníricas. El blanco y negro, salpicado con unos tonos en rojo que toman sentido al final del libro, no hace más que redondear la estética en la que se ubica la acción.

Pese a las dudas iniciales, Degenerado es una novela gráfica arrebatadora, perfecta en muchos sentidos. Mezcla adecuadamente los acontecimientos históricos, la vida cotidiana del París de la época, con el complejo mundo interior de los protagonistas y lo que sucede en ese pequeño apartamento. La historia de amor acaba quedando en segundo plano para convertirse en una historia de amor propio, una batalla que cada personaje libra en su interior a su manera. Una historia prohibida, pero a la vez llena de ternura. Uno de los cómics del año, sin duda.

29/5/2014

Habitaciones íntimas

La primera novela gráfica de Cristina Spanó es un cómic tan fácil de leer como difícil de valorar. De entrada ya se percibe que es una obra que hay que atrapar con cierta sensibilidad. Lo vemos en la ilustración de la portada, en sus colores preciosos, y lo captamos también en las tres o cuatro páginas que preceden a la primera viñeta. Nos lo dice también su título, Habitaciones íntimas (Bang Ediciones, 2014), que es casi una declaración de intenciones. Vale, esto es slow reading.

Tan fácil de leer, digo, porque es un cómic amable; de pausas, de silencios, de palabras sencillas, o, mejor, de palabras comunes. Spanó visita lugares conocidos por todos, o como mínimo por todos los que han sido niños, adolescentes y después jóvenes. Lo digo en un sentido metafórico (el amor, la muerte, la soledad...), pero también en un sentido literal. De ahí las habitaciones del título: el dormitorio, el balcón, la cocina... Continente y contenido, pues, se dan la mano.

Y de lo que habla Spanó, en efecto, es de cosas tan sencillas como universales y de detalles tan importantes como cotidianos. La pubertad es un pintalabios; la adolescencia, un cigarrillo y el sexo, una película porno. Y no quisiera dar a entender que este es uno de esos tebeos en los que lo que importa no es lo que pasa. Aquí lo que pasa importa, porque aunque parezca que no pasa nada, pasa la vida, llena de detalles. Y esos detalles van desde la más minúscula viñeta (un rincón, una mejilla, una sábana arrugada) hasta una splash page arrebatadora, tan espectacular como sencilla, tan dinámica como inmóvil. Sí, una novela gráfica con splash pages, ¿qué pasa?

El dibujo de Spanó, entre inocente y moderno (si es que eso es una definición aceptable) casa de maravilla con el espíritu casual y episódico de la historia. Quizás gracias a esa sencillez, de vez en cuando la pericia de la autora nos golpea de lleno, a veces por la técnica y a veces más bien apuntando al corazón. En este sentido, ojo con ese par de viñetas en color que nos ha colocado Spanó estratégicamente. Ojo, que hacen daño.

Seguramente Habitaciones íntimas es un cómic más para disfrutar que para explicar. Es de esas cosas que hay que leer y, sí, bueno, al final quizás no le guste a todo el mundo. Pero desde que se puso de moda el concepto “novela gráfica” por mis manos ha pasado mucha basura, desde imitadoras de Satrapi hasta músicos frustrados, pasando por poetas del proletariado y fans de “Alta fidelidad”. Entre toda esa morralla, de vez en cuando, destacaba un cómic con un nosequé que es de lo que estamos hablando. Con esa capacidad de captar la sencilla cotidianidad (de la vida o de la guerra) con una poesía sutil y una sinceridad verdadera. Su naturalidad se contraponía a la pose impostada, entre bohemia y gafapasta, de los demás. Es en ese círculo selecto en el que sitúa Habitaciones íntimas.

25/5/2014

Last Man

Bastien Vivès me tiene completamente hipnotizado. Primero simplemente lo disfruté. Después, sobre todo a partir de Los melones de la ira, quise comprenderlo, y pensé que su clímax creativo, o al menos su clímax teórico, había llegado con La gran Odalisca (hablamos de ello aquí). Ahora Diábolo publica en España el primer volumen de Last Man, creado a seis manos junto a Balak y Michaël Sanlaville, y demostrando que el francés va un paso por delante de todas las tendencias y que es el rey absoluto de la ultramodernidad en el mundo del cómic.

Last Man es un tebeo de aventuras con toques de fantasía y algo de ciencia ficción. Es, en buena medida, un manga, pese a lo contradictorio que pueda parecer esto. Tanto la temática, como el tratamiento de la narrativa e incluso el color evocan a los mangas de aventuras. Y no es una sensación, hay evidencias de ello en el cómic. Incluso hay unas pegatinas que se tienen que enganchar en lugares determinados del libro. Eso me ha parecido la leche.

Lo que diferencia, no obstante, la mímesis de la creación, la farsa del arte, es el respeto que muestran los tres autores por los cánones del mejor manga para jóvenes. Los encuadres, la composición de las páginas e incluso las líneas no están ahí al azar, como quien dice muy a la ligera (y pasa mucho) “Venga, vamos a hacer un manga”. No en vano Vivès se ha rodeado de dos importantes creadores de storyboards.

En cuanto a la historia, por resumir, tenemos una historia tan simple como efectiva, una suerte de Street Fighter o de Dragon Ball. Es cierto que en este primer volumen se da a entender que hay algo más y que la cosa va a decantarse hacía la ciencia ficción. Pero, de momento, no tenemos más pistas, ni las queremos. Porque de lo que se trata aquí es de disfrutar. Vivès, Balak y Sanlaville han creado una obra de consumo rápido: dinámica, fresca, fácil... Casi apela al niño que todos llevamos dentro. Y no es fácil hacer bien eso. La dibujante Irene Roga escribía en su Facebook hace unos días: “Echo de menos el estilo de dibujo redondeado y orgánico del manga de los 80. Ahora es tan anguloso y limpio, tan estricto, que me da cosa, la verdad. Quizás en parte por eso me cuesta hoy engancharme a alguna serie moderna. Otomo, Shirow y otros tantos genios le daban movimiento y vida a las viñetas. ¿Nos hemos vuelto artificiales con tanto ordenador y tanto programa informático?”. Aunque Roga habla del dibujo, también hay algo de todo este anquilosamiento en los guiones e incluso en la manera de desarrollarlos.

Last Man no es un cómic para todo el mundo, es un cómic para lectores de cómics. Ellos lo disfrutarán, sin necesidad de ninguna reflexión ni análisis: simplemente se dejarán llevar. Pero ello no quiere decir que este sea un tebeo vacío. Y aún así, no tengo ninguna duda de que, pese al trabajo intelectual que hay tras él, los intelectuales lo repudiaran y lo encontrarán fútil. Sólo los verdaderos cazadores de tendencias y los teóricos de la modernidad conectarán con lo que Vivès ha querido hacer en Last Man. Pero, INSISTO, no hace falta, y eso engrandece la obra. Simplemente disfrutadlo.

18/5/2014

FreakyLive! #18


Salón del Cómic de Barcelona
Revitsa "Tentacles" (Alter Egos)
"Ken Games #0: Louviers", de Robledo y Toledano (Diábolo)
"Superman. La última familia de Krypton", de Bates y Arlem (ECC)
"Cómo dibujar", de Terry Moore (Norma)
"Magasin Général", de Loisel y Tripp (Norma)
"Bogavante Johnson", de Mignola, Arcudi y otros (Norma)
"Blue State", de Osborne y Kalvachev (Dibbuks)
"Rosario y Los Inagotables", de Laperla y Marcos Prior (La Cúpula)
"Espíritu Maligno", de Meter y Raidt (La Cúpula)
"Todas Putas", de Migoya y otras (Dibbuks)
"Lobo de Lluvia", de Pellejero y Dufaux (Astiberri)

14/5/2014

Antología poética de El Papus

Nota de prensa de ECC:
ECC Ediciones se complace en anunciar que en breve aumentará sus líneas editoriales con la recuperación de títulos y autores que, literalmente, hicieron historia en nuestro país. Antología poética de El Papus es el nombre de la colección de libros temáticos que se centrarán, cada uno de ellos, en un autor y/u obra destacada de la conocida publicación satírica que más dio que hablar durante el final del régimen franquista y el principio de la transición democrática. El Papus gustaba a muchísimos, disgustaba al gobierno, y no dejaba a nadie indiferente, como muestran los numerosos atentados que se cometieron contra la publicación, ya fuera desde la censura, la denuncia “legal” o el atentado con bomba.

Todos los libros de la colección se caracterizarán por incluir, además de las historietas correspondientes, un estudio histórico, acompañado de la correspondiente documentación, sobre el impacto y la recepción que tuvo la obra en su momento.

¿Y qué mejor título para dar inicio a la colección que Sor Angustias, de Ja (Jordi Amorós), el autor más irreverente y agresivo de la publicación, con su serie más emblemática?

Como aperitivo, contaremos con la presencia de Ja en nuestra presentación de novedades de este sábado en el Salón del Cómic para dar más detalles sobre el proyecto.

Además, los lectores podrán charlar con el autor, comprarle originales y pedirle dibujitos y dedicatorias en nuestro stand de la feria durante el sábado y el domingo.

VALENCIA TENDRÁ SU FERIA DEL CÓMIC Y LA ILUSTRACIÓN EN NOVIEMBRE DE 2014

Nota de prensa de FICOMIC:
Tebeo Valencia es el nombre de la feria del cómic y la ilustración que se celebrará del viernes 28 al domingo 30 de noviembre en el recinto de Feria Valencia. El certamen está organizado por Feria Valencia y coordinado por FICOMIC. En Tebeo Valencia colaboran activamente la Asociación Profesional de Ilustradores de Valencia, el Gremio de Libreros de Valencia, la Asociación Valenciana del Cómic y la Asociación de Editores del País Valenciano.


Durante décadas, Valencia fue la capital del cómic, cuna y acogida de grandes creadores y centro de renovación estética del noveno arte. La ciudad del Turia volverá a ostentar la capitalidad del cómic y la ilustración con la celebración de Tebeo Valencia. Será un evento cultural y social abierto a todo el mundo que recibirá a las autoras y autores nacionales e internacionales más importantes y que desarrollará un amplio programa de actividades relacionadas con la ilustración y la historieta. Tebeo Valencia se presentará oficialmente en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona este viernes 16 de mayo a las 19.30 horas en la sala de actos 2, situada en el Palacio 2 de Fira Barcelona Montjuïc.

9/5/2014

Arranca el Salón del Cómic más guerrero

Nota de prensa de FICOMIC:
El Palau Marc de la Conselleria de Cultura de la Generalitat de Catalunya ha acogido la presentación de la 32ª edición del Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Este año, la gran cita del mundo del cómic se celebrará entre el 15 al 18 de mayo en los Palacios número 1 y 2 de la Fira Barcelona Montjuïc, ocupando un total de 32.000 metros cuadrados, un incremento del 70 por ciento respecto al año pasado.

La presentación ha contado con la presencia de Ferran Mascarell, conseller de Cultura de la Generalitat de Catalunya; Llucià Homs, director de Promoció de Sectors Culturals de l'ICUB; Daniel Fernández, presidente de FICOMIC y del Gremi d’Editors de Catalunya y Carles Santamaria, director del 32 Salón Internacional del Cómic de Barcelona. En el acto se ha presentado el programa de actividades del certamen y los autores invitados.

Ferran Mascarell ha destacado que, cada año, la ambición del Salón del Cómic “es mayor”. “El Salón es ya un elemento de referencia en la ciudad y entorno a él se ha producido una importante efervescencia creativa”, a la vez que ha permitido “internacionalizar la industria local”. “Hoy en día el Salón del Cómic nos parece una plataforma imprescindible, fundamental, para la cultura del país”, ha añadido.

Por su parte, Llucià Homs ha coincidido en señalar el carácter referencial del certamen, comparándolo con la importancia que otros festivales, como Sónar o Primavera Sound, tienen para la ciudad y sobre todo ha destacado “la sincronía total que tiene con el público”. De la edición, ha señalado la importancia que tiene el hecho de que muestre el cómic como “una herramienta más para reflexionar” sobre la guerra.

Para Daniel Fernández, presidente de FICOMIC, está claro que Barcelona no es sólo “una vieja capital editorial sino también una vieja capital de ilustradores, puesto que existen ilustradores de referencia desde el siglo XIX”. Fernández también ha querido destacar que el cómic está resistiendo la crisis mejor que el libro porque “sigue aumentando ventas” y ha apuntado que “el Salón del Cómic de Barcelona es el más ambicioso de Europa por su fuerza y variedad en oferta de actividades”.

Carles Santamaria ha expuesto los principales atractivos de esta edición, cuyo eje central tiene que ver con la presencia del género bélico en la historieta y que tiene como plato fuerte “una macro exposición dedicada a la viñeta bélica de un total de 550 originales de todo el mundo”, entre ellos una treintena de dibujos realizados por prisioneros de campos de concentración. La muestra, cuyo título es Cómics en guerra, está concebida como una instalación que aportará una visión antológica de las viñetas bélicas, dividida cronológicamente en los diversos periodos de la Historia, además de apartados dedicados a los corresponsales de guerra y a los genocidios y exilios. Además, a la muestra se le unirá una puesta en escena espectacular con la colaboración de diferentes asociaciones de reconstrucción histórica y de coleccionistas de vehículos militares. Para Santamaría era el momento perfecto para homenajear la historieta de temática bélica, “que no sólo ha sido épica sino que también ha movido a la reflexión, como demuestran los clásicos de Spiegelman y Tardi, puesto que este año se cumple el centenario de la Primera Guerra Mundial, el tricentenario del fin de la Guerra de Sucesión y los 75 años del inicio de la Segunda Guerra Mundial y del fin de la Guerra Civil”. Esta actividad, que incluye mesas redondas, audiovisuales, dioramas y espacio de juego de estrategia, ocupará todo el recinto del Palacio 1, una superficie de unos 12.000 metros cuadrados.

A Cómics en guerra se sumarán otras grandes exposiciones, como las dedicadas a los aniversarios de Batman y Lobezno, o del mítico Popeye, “un icono de la cultura popular”, ha señalado Santamaria, y al cómic autobiográfico, “el género de más éxito en este momento dentro de la novela gráfica”. Por supuesto, también se contará con las muestras de los ganadores de los premios de la pasada edición: Purita Campos, Miguelanxo Prado, Oriol Hernández (premio al Autor Revelación, galardón patrocinado por la Fundación Divina Pastora) y el fanzine Adobo. También ha explicado que la muestra Por el derecho a sonreír, donde diferentes humoristas gráficos reflexionan sobre el debate político sobre El Derecho a decidir, “pretende aportarle un punto de humor, que también es una manera de empezar a entendernos”.

De la lista de invitados extranjeros confirmados, Carles Santamaria ha destacado la presencia de Joe Sacco, Brian Azzarello, los británicos Andrew Wildman (Transformers) y Mike Carey (The Unwritten) y el argentino Eduardo Risso (100 Balas), entre un largo etcétera en el que figuran desde Jason hasta Audrey Spiry (En silencio), el serbio R.M. Guéra (Django Desencadenado) o Ramón K. Pérez (Cuento de arena). En cuanto a las actividades paralelas, este año se organiza desde una doble sesión de cine bélico (comandada por The Phenomena Experience) hasta una muestra sobre los cómics dedicados al universo Star Wars en la Biblioteca Can Fabra.

Como novedad, ha asegurado Santamaria, este año el Salón acogerá, además de las entrevistas entre destacados editores extranjeros y autores españoles, una carpa en la que los autores que lo deseen podrán poner a la venta sus originales, “como ocurre en las Comicon norteamericanas”, ha especificado el director del Salón del Cómic. También ha destacado la presencia del cómic argentino con un espacio que permitirá conocer la realidad editorial y creativa de este país. El certamen tiene el apoyo del Departament de Cultura la Generalitat de Catalunya, el Ayuntamiento de Barcelona, el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y la Diputación de Barcelona.

El 32 SALÓN INTERNACIONAL DEL CÓMIC DE BARCELONA se celebrará del jueves 15 al domingo 18 de mayo en los palacios número 1 y 2 de Fira de Barcelona

Lobo de Lluvia

Rubén Pellejero está en estado e gracia con la publicación casi simultánea en nuestro país de Dieter Lumpen (Astiberri), Batman Black & White #4 (ECC) y Lobo de Lluvia (Astiberri). Como de las dos primeras ya han corrido ríos de tinta, vamos a decir lo nuestro sobre Lobo de Lluvia, un western atípico, si es que aún hay westerns atípicos.

Alejada de los clásicos de John Wayne, la obra de Pellejero y Jean Dufaux es la historia de un indio en el lugar equivocado en el momento equivocado y, curiosamente, él casi no aparece en la historia. Los protagonistas son las personas que se ven envueltas en el revuelo causado por Lobo de Lluvia, principalmente los tres hermanos de una familia acomodada que ha hecho buenas migas con la comunidad indígena. También cogen la batuta en esta historia las mujeres, mujeres fuertes y no por eso menos femeninas. De hecho, en su mano está en buena medida el final de una historia que acaba llevando a cuatro familias a una espiral de sangre y venganza. Una trama que a veces roza el culebrón y a veces se acerca a Blueberry. Todos estos elementos, en manos del prolífico Dufaux, dan lugar a una obra intensa y que huele a pólvora y a tierra, y que transmite un mensaje universal de filantropía.

En cuanto al dibujo, encontramos a un Pellejero estilizado y totalmente evolucionado. Quizás, gracias a los amplios espacios en los que transcurre la acción, su trazo luce más que en obras anteriores como En carne viva. Se han oído críticas en cuanto al uso casi monocromático del color de Pellejero, que en esta ocasión opta por utilizar unas gamas muy limitadas según la escena. Un recurso tan sencillo como efectivo que, en mi opinión, da como resultado páginas de una armonía arrebatadora.

Pese a los elementos rompedores, como el protagonismo de los indios o la importancia de la mujer en la historia, Lobo de Lluvia rezuma clasicismo en todas sus páginas. Porque cómics del oeste hay muchos, pero westerns, entendiendo el western como un género, no hay tantos. Así que este cómic, de principio a fin, es una gozada.

30/4/2014

Programa del GRAF Barcelona 2014, 16 y 17 de mayo

http://grafcomic.tumblr.com/
Viernes 16 de mayo

Mesas redondas. Entrada gratuita.

Biblioteca Francesca Bonnemaison. (C/ Sant Pere més Baix, 7, 1a planta)

16:00 -Viñetas de vida. Cómic on tour con Intermón.

Desde una perspectiva artística global, diferentes autores de cómic están viajando con Oxfam Intermón a países en vías de desarrollo para ejercer de reporteros y agitar así la conciencia ciudadana sobre la importancia de la lucha contra la pobreza. Varios dibujantes nos hablarán sobre este proyecto solidario y sobre su experiencia en el mismo.

Participan, Cristina Durán, Miguel Angel Giner, Sonia Pulido, Miguel Gallardo, Álvaro Ortiz, Isabel Cebrián, Enrique Flores. Modera Borja Crespo.

17:15 – Autoedición y DIY: Elige tu propia aventura.

¿Qué caminos sigue la autoedición en la era digital? ¿Es aplicable la filosofía del fanzine a medios como internet, el cine o la música?

Diferentes iniciativas operando bajo la óptica punk del “Hazlo tú mismo” se darán cita en esta mesa plagada de grapas, píxels y decibelios.

Participan, Miriam Ampersand (Tik Tok Comics), Ada Díez (Hits with Tits), Sandra Uve. Modera Pedro Toro.

18:30 - Cómic político.

Corren malos tiempos, para la lírica y para todo lo demás. Es momento de luchar y no quedarse callado, y el cómic español está plantando batalla y tiene mucho que decir al respecto. Esta mesa redonda lo va a demostrar.

Participan, Marcos Prior, Elisa McCausland (AAC), Juanjo Sáez. Modera Gerardo Vilches.

19:45 - El cómic y el arte, ¿van a alguna parte?

Que el cómic es un arte, todos los sabemos, ¿pero qué lo diferencia de los demás? ¿El proceso creativo es similar? ¿Se debe exponer como la pintura? Dibujantes, artistas, expertos y galeristas nos lo tratarán de aclarar.

Participan, Sergio Mora, Gonzalo Rueda, Mery Cuesta, Espacio Moebius, Nazario Luque. Modera Manu Vidal

Sábado 17 de Mayo

Mesas redondas. Entrada gratuita.

Biblioteca Francesca Bonnemaison. (C/ Sant Pere més Baix, 7, 1a planta)

10:30 - Desayuno con Whakoom.

Whakoom te invita a desayunar y a descubrir la herramienta definitiva para catalogar tu colección de cómics.

11:30 - La Experiencia Crumb.

Presentación de la serigrafía editada por Vidas de Papel. Anécdotas con el maestro. Modera Borja Crespo.

12:00 - Superhéroes de autor.

En los últimos años una parte importante de los mejores cómics producidos en el mainstream americano llevan firma española. En esta mesa redonda tendremos a cuatro de los más reputados dibujantes españoles, que debatirán en torno a su trabajo y a los diferentes modelos editoriales de la industria del comic-book.

Participan, Marcos Martín, Emma Ríos, Javier Rodríguez, David Aja. Modera Gerardo Vilches.

Stands venta al público. Entrada 1€.

Centro de Arte Mutuo. (C/Julià Portet, 5)

11h – 21h . Diferentes editoriales, colectivos,fanzines y autores mostrarán sus trabajos, sirviendo además como punto de encuentro para estimular la creatividad y la colaboración entre los participantes. Estarán presentes, bien con stand propio, o en un stand compartido.

Fiesta GRAF. Entrada libre hasta completar aforo.

Slow Barcelona. (C/París, 186)

23h – fin de los días

27/4/2014

Todas putas

En el año 2003 Hernán Migoya publicó Todas Putas con Ediciones El Cobre, un libro de relatos maldito que levantó la ira de la clase política y hizo saltar las alarmas de una corrección muy en boga por aquel entonces y que, precisamente, vino a llamarse corrección política. Eran otros tiempos, sin duda. El feminismo impostado, la izquierda de pandereta y la moral más rancia mostraron sus dientes y sacaron brillo a sus armas: las tijeras de la censura. A través de los medios de comunicación se pidió la cabeza de la directora del Instituto de la Mujer y responsable de Ediciones El Cobre, Míriam Tey, y del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana. También la de Migoya, o quizás sus testículos más que su cabeza. Se escribieron artículos sesgados y tendenciosos bajo titulares como “La directora del Instituto de la Mujer edita un libro que es una apología de la violación”. Y se convirtió en una cosa política.

El violador, el relato que desató la polémica, es, precisamente, aquel que mejor pone de manifiesto la estupidez de quienes demonizaron este libro. También, otra prueba de que este país tiene un problema con la comprensión lectora. Se trata del monólogo de un violador que le habla al lector y justifica sus acciones. No hay arrepentimiento en sus palabras y casi tampoco sentido del mal. Es sólo al final cuando el autor le da una bofetada en toda la cara al lector, sobre todo al lector masculino, y le dice: “Eh, estoy hablando contigo, y esto, de alguna manera, también va de ti”. Hay quien lo entendió al revés, o no quiso entenderlo, o, mucho peor aún, lo entendió, vio que Migoya tenía razón y pensó: “esto no puede salir a la luz”.

Ahora Dibuuks edita la adaptación al cómic de la obra de Migoya, ilustrado, no sin cierta sorna, por quince autoras que de alguna forma respaldan la visión que el autor tiene de la mujer. De Migoya se ha dicho, entre muchas otras cosas, que es un misógino. De hecho, seguramente lo haya dicho él mismo en alguna entrevista. Yo en este libro, y ahora en este cómic, no veo nada de misoginia, no al menos por su parte. Lo que veo son mujeres reales, de hoy, cuyos sueños no pasan por hacerle la comida al marido y limpiar la casa. Por eso estas autoras, jóvenes o muy jóvenes todas ellas, vienen a decir lo que tienen que decir al respecto, y lo hacen en viñetas.

Sobre el cómic, Todas Putas tiene una calidad asombrosa y uno diría que casi inesperada. Es cierto que, como toda obra colectiva, tiene altibajos. En cuanto a las historias, algunas son directas y contundentes (como El violador). Otras son más de sensaciones que de reflexiones, y van directas al estómago (como Porno del bueno). Pero otras, centradas quizás en lo superfluo, pierden fuerza respecta las anteriores. En cuanto al dibujo, algunos estilos casan mejor que otros con los textos de Migoya, aunque se reconoce cierto esfuerzo para asignar a cada autora la historia que mejor podría funcionar con su trazo. Y a pesar de eso, en conjunto, me atrevería a decir que esta es la recopilación de historietas con más calidad artística vista en mucho tiempo en este país. En este sentido, también funciona como un catálogo de esta “nueva” hornada de autoras que están haciendo cosas tan potentes como dispares.

La adaptación al cómic de Todas Putas es desde ya una obra imprescindible, completa y compleja, con lecturas a varios niveles y llena de implicaciones morales, sociales y, porqué no, políticas. Una visión de la mujer, el hombre y la sociedad actual que en su momento hirió las sensibilidades del statu quo, ese monstruo reaccionario que cree tener la potestad para decidir sobre todos nosotros. Hoy, más de diez años después, quizás este cómic no levante tanto revuelo como en su día lo hizo el libro. En el mejor de los casos, porque las cosas han cambiado. En el peor, porque se trata “simplemente” de un tebeo.

24/4/2014

Twist Comics dibuja en vivo

Nota de prensa de Twist Comics:
Twist Comics es una página web que nació el 6 de febrero en la que trabajan más de de 50 personas de todo el mundo para ofrecer cómics semanales gratuitos y mensuales de pago en cuatro idiomas: castellano, inglés, francés y chino. Twist Comics participa en el primer cómic exclusivo de autores que se va publicar en “El día del cómic gratis en español”.

Para aquellos que no lo sepan, desde hace cuatro años, hay varias librerías y tiendas de cómics que un día al año, en 2014 será el 10 de mayo, ofrecen cómics gratuitos de casi todas las editoriales para así atraer a nuevo público en las librerías y tiendas de cómics. Este es el primer año que se ofrece un cómic con material exclusivo realizado para este día y Twist Comics tiene dos historias: "Freaks.0 Día del cómic gratis español", una comedia guionizada por Fernando Verniere y dibujada por María Aurora Rodríguez, y “Conectados”, una historia de ciencia ficción guionizada por Fernando Verniere y dibujada por Juan Fioramonti.

Pero además, ese día va a tener lugar un evento llamado “Twist Comics dibuja en vivo”. Varios dibujantes de Twist Comics en cinco ciudades diferentes (Madrid, Barcelona, Málaga, Castellón y Valencia) dibujarán cada uno una página de un cómic desde cero de un cómic colaborativo de splash-pages que se publicará después en nuestra web a precio libre. Quien se quieran acercar a las tiendas de cómics donde el evento se llevará a cabo podrán ver todo el proceso artístico y si algún artista o aficionado se anima podrá unirse y participar con una Ilustración que dibujará allí mismo, mientras los dibujantes de Twist Comics trabajan en la suyas y asesorarán a quien lo necesite.

Para participar solo hay que comunicarlo hasta dos días días antes a las tienda de cómics donde estaremos realizando el evento o escribiendo a twistcomicscontact@gmail.com

Todas las páginas realizadas por el público aparecerán en el blog y en el facebook de Twist Comics y los dibujantes de cada ciudad elegirán a mejor ilustración realizada en su tienda y formará parte del cómic final.

Por ahora la primeras tiendas confirmadas son:
“La orden del Dragón”, de Castellón
Dibujantes confirmados:
Sandra García
Manolo Aguilella
Joel de la Rocha
Y con la presencia del guionista Fernando Verniere

“Comic Stores”, de Málaga
Dibujantes confirmados:
Maria Aurora Rodríguez
Rocío Parra
Susana Ramírez
Pablo b. Guerrero
Kiko Mohedano

30/3/2014

FreakyLive! #17


Don Quijote, de Flix (Dibbuks)
Shadowman, de Jordan, Zircher y Reber (Panini)
Crisis Final, de Morrison y otros (ECC)
Luthor, de Azzarello y Bermejo (ECC)
Joker, de Azzarello y Bermejo (ECC)
Breach, de Harras y Martín (ECC)
Las brujas de Westwood, de El Torres y otros (Dibbuks)
A las cinco de la tarde, de López Poy y Fernández (DIábolo)
Egon Shiele, de Xavier Coste (Norma)
Kongo, de Tirabosco y Perrissin (Dibbuks)
Salgari, de Bacilieri (Norma)
La gigantesca barba que era el mal, de Stephen Collins (La Cúpula)
Rural, de Étienne Davodeau (La Cúpula)
Kanikosen, de Takiji Kobayashi y Go Fujio (Gallo Nero)

23/2/2014

FreakyLive! #16



LOUP DE PLUIE, de Pellejero y Dufaux (Dargaud)
RELATOS MARVEL DE ALAN DAVIS, de Alan Davis y otros (Panini)
DAREDEVIL: EL HOMBRE CON MIEDO, de Waid y Samnee (Panini)
SUPERBOY: SMALVILLE ATACA, de Lemire y otros (ECC)
GRANDES AUTORES SUPERMAN: ALAN MOORE, de Alan Moore y otros (ECC)
GOTHAM A LUZ DE GAS, de Agustyn, Mignola y otros (ECC)
BATMAN: FORAJIDOS, de Moench y Gulacy (ECC)
ALTA TENSIÓN, de Alfredo Pons (La Cúpula)
MATERIA DISPERSA, de Lanti y Montero Galán (Dibbuks)
PLANETA TIERRA, de Aisha Franz (La Cúpula)
THE SANDMAN, de Gaiman y otros (ECC)
OCEANIA BOULEVARD, de Marco Galli (Diábolo)
LOBO, MORTALMENTE SERIO, de Sam Kieth (ECC)

19/2/2014

Planeta Tierra, de Aisha Franz

No sé si existe un “cómic de mujeres”, pero, si existe, La Cúpula ha hecho un esfuerzo notable por publicar un puñado de buenas muestras. Recuerdo, por ejemplo, muy gratamente “Skim”, de Mariko Tamaki y Jillian Tamaki. Tampoco sé si “Planeta Tierra”, de Aisha Franz, es un cómic de mujeres, ni si eso significa que gustará más a las mujeres que a los hombres. Pero sí sé que mientras escribo todo esto me siento un poco gilipollas.

“Planeta Tierra” habla de tres mujeres y sus problemas, que giran en torno al amor, el sexo y la soledad en este caso. Sí, también sale un marciano, que acompaña a la pequeña de este trío formado por dos hermanas y su madre. ¿Que porqué sale un marciano? Bueno, tú mismo. Seguramente sea una metáfora de algo, pero no te voy a destripar el cómic.

La figura masculina resulta tan importante como ausente en esta historia. El padre que no llega, el novio que no merece la pena y el extraño visitante de sexo confuso. Están porque no están y se les echa de menos, para bien o mal. Amor, sexo y soledad.

Sí, vale, “Planeta Tierra” es de esos cómics que no explican nada, si por “algo” entendemos que un tipo verde asalta el planeta y un superhombre de capa roja lo salva. Pero, más allá de lo prosaico, Franz da en el clavo en muchos sentidos. Lo intangible de “lo que explica” no se limita sólo a tratar conceptos etéreos, sino que a uno le parece que se le escapan las viñetas y los diálogos de las manos, como si todo transcurriera en una tierra intermedia entre lo real, lo onírico y una película de Gus Van Sant.

“Planeta Tierra” me ha gustado mucho. Pam, así de claro. Si hay un “cómic de mujeres”, este es de los mejores que he leído. Es una apuesta sólida pese a la espiritualidad de los conceptos que trata. Todo, desde el dibujo (a lápiz, por cierto) hasta la propuesta narrativa es parte de un todo, o quizá un estilo, que premeditadamente casa con la historia de estas tres mujeres.